http://rss.blogs.elconfidencial.com/<![CDATA[BLOGS]]>2014-12-17T22:23:48+01:00http://www.elconfidencial.com/img/logo/logo.pnghttp://www.elconfidencial.com<![CDATA[Rajoy echa de menos a Rubalcaba]]>2014-12-17T05:00:00+01:002014-12-17T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/al-grano/2014-12-17/rajoy-echa-de-menos-a-rubalcaba_592399/http://www.elconfidencial.com/autores/antonio-casado-21/Aunque no lo dijo con esas palabras, quienes rodeábamos al presidente en la tradicional ‘copa de la Moncloa’ entendimos la contrariedad de Mariano Rajoy por haber perdido un interlocutor en temas de Estado. Nos hace creer que no lo lleva bien, y a lo mejor es verdad.

Incluso tuvo en su día el cordial atrevimiento de pedirle a su antiguo adversario político, cuando Rubalcaba le anticipó su intención de hacer mutis por el foro, que no se fuera, que se lo pensara mejor, que no había motivo para la espantada. Así nos lo confesó ayer a un corrillo de periodistas sedientos de novedades, más allá de su ruptura con los habanos.

Nos queda la duda de si los elogios a balón pasado del presidente al exlíder socialista expresan un cierto aislamiento generacional tras el abandono casi sincronizado del jefe de la oposición y el rey don Juan Carlos, o responden a esa inercia nacional que nos vuelve tan generosos en los obituarios y en las despedidas políticas.

Cuando Rubalcaba anunció su marcha se multiplicaron las gracias del personaje. Se decía y se escribía que perderíamos a uno de los personajes más cabales de la política española. El presidente del Gobierno y líder del PP se refirió a él como un hombre “serio, ejemplar y con sentido de Estado”. Ya era “serio”, “ejemplar” y “con sentido del Estado” mucho tiempo atrás. Sin embargo, Rajoy y su partido llegaron a ver en el dirigente socialista a un ministro del Interior que espiaba al adversario, que colaboraba con el terrorismo (el famoso soplo policial del caso Filesa), que en la oposición era un político sectario con alergia a colaborar con el Gobierno y urdía conspiraciones contra el PP, etc.

Sumario

Cinco meses después, una cosa es segura: los elogios personales que el presidente del Gobierno dedica a Rubalcaba con carácter retroactivo son sartenazos en el bajo vientre de Pedro Sánchez. En sede parlamentaria ya le ha dicho varias veces que ante sus “ocurrencias” –las de Sánchez–, no puede por menos que añorar a su antecesor. Sobre todo ante los sentidos y presentidos ataques a las vigas maestras del Estado. Pero él sabe perfectamente que también Rubalcaba defendía, y sigue defendiendo en su retiro universitario, la reforma de la Carta Magna.

Rajoy se ha convertido en el gran defensor de la Constitución como clave de la estabilidad frente a las aventuras constituyentes y reconstituyentes que amueblan el cerebro de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. El otro día decía públicamente que “no son estos momentos para ocurrencias, frivolidades o eslóganes que solo muestran la desorientación de quien los hace”. Por la parte que le toca al nuevo dirigente socialista, tampoco distaría mucho la réplica si Rubalcaba no le hubiera pasado el testigo el pasado 27 de julio. A las propuestas reformistas de aquel le hubiera prestado la misma atención que prestó, por ejemplo, al plan de medidas de reactivación económica que un mensajero de Ferraz llevó en mano a Moncloa en mayo de 2013. El documento de 50 páginas aún duerme en el despacho de Rajoy. “Lo estudiaremos”, dijo. Y hasta hoy.

Pero seguirá diciendo que echa de menos a Rubalcaba porque es una forma sutil de arremeter contra el adversario socialista de siempre. Ahora es Sánchez y antes el antecesor. Así que no nos engañe, presidente. 

]]>
Aunque no lo dijo con esas palabras, quienes rodeábamos al presidente en la tradicional ‘copa de la Moncloa’ entendimos la contrariedad de Mariano Rajoy por haber perdido un interlocutor en temas de Estado. Nos hace creer que no lo lleva bien, y a lo mejor es verdad.

Incluso tuvo en su día el cordial atrevimiento de pedirle a su antiguo adversario político, cuando Rubalcaba le anticipó su intención de hacer mutis por el foro, que no se fuera, que se lo pensara mejor, que no había motivo para la espantada. Así nos lo confesó ayer a un corrillo de periodistas sedientos de novedades, más allá de su ruptura con los habanos.

Nos queda la duda de si los elogios a balón pasado del presidente al exlíder socialista expresan un cierto aislamiento generacional tras el abandono casi sincronizado del jefe de la oposición y el rey don Juan Carlos, o responden a esa inercia nacional que nos vuelve tan generosos en los obituarios y en las despedidas políticas.

Cuando Rubalcaba anunció su marcha se multiplicaron las gracias del personaje. Se decía y se escribía que perderíamos a uno de los personajes más cabales de la política española. El presidente del Gobierno y líder del PP se refirió a él como un hombre “serio, ejemplar y con sentido de Estado”. Ya era “serio”, “ejemplar” y “con sentido del Estado” mucho tiempo atrás. Sin embargo, Rajoy y su partido llegaron a ver en el dirigente socialista a un ministro del Interior que espiaba al adversario, que colaboraba con el terrorismo (el famoso soplo policial del caso Filesa), que en la oposición era un político sectario con alergia a colaborar con el Gobierno y urdía conspiraciones contra el PP, etc.

Sumario

Cinco meses después, una cosa es segura: los elogios personales que el presidente del Gobierno dedica a Rubalcaba con carácter retroactivo son sartenazos en el bajo vientre de Pedro Sánchez. En sede parlamentaria ya le ha dicho varias veces que ante sus “ocurrencias” –las de Sánchez–, no puede por menos que añorar a su antecesor. Sobre todo ante los sentidos y presentidos ataques a las vigas maestras del Estado. Pero él sabe perfectamente que también Rubalcaba defendía, y sigue defendiendo en su retiro universitario, la reforma de la Carta Magna.

Rajoy se ha convertido en el gran defensor de la Constitución como clave de la estabilidad frente a las aventuras constituyentes y reconstituyentes que amueblan el cerebro de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. El otro día decía públicamente que “no son estos momentos para ocurrencias, frivolidades o eslóganes que solo muestran la desorientación de quien los hace”. Por la parte que le toca al nuevo dirigente socialista, tampoco distaría mucho la réplica si Rubalcaba no le hubiera pasado el testigo el pasado 27 de julio. A las propuestas reformistas de aquel le hubiera prestado la misma atención que prestó, por ejemplo, al plan de medidas de reactivación económica que un mensajero de Ferraz llevó en mano a Moncloa en mayo de 2013. El documento de 50 páginas aún duerme en el despacho de Rajoy. “Lo estudiaremos”, dijo. Y hasta hoy.

Pero seguirá diciendo que echa de menos a Rubalcaba porque es una forma sutil de arremeter contra el adversario socialista de siempre. Ahora es Sánchez y antes el antecesor. Así que no nos engañe, presidente. 

]]>
<![CDATA[¿Es un vodevil la política catalana?]]>2014-12-17T05:00:00+01:002014-12-17T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/confidencias-catalanas/2014-12-17/es-un-vodevil-la-politica-catalana_592395/http://www.elconfidencial.com/autores/joan-tapia-158/El pasado 9 de noviembre por la noche, mientras Artur Mas explicaba a la prensa –catalana, española y mundial– que había sido una gran jornada, que Cataluña se había gustado a sí misma (el expresident Pujol dijo que Cataluña no se había gustado cuando el proceso del Estatut del 2006) y que se había ganado el derecho a un auténtico referéndum, la política catalana parecía un poema épico al estilo del viaje de Ulises a Ítaca, al que tanto recurre el independentismo.

Pero Cataluña también es –Verdi mediante– “mobile”. Ahora, un mes después del 9-N, la política catalana parece un vodevil, todo lo más una tragicomedia. Empecemos por lo más ingenuo. El conseller Felip Puig, en otro tiempo el más aguerrido nacionalista de CDC (ahora parece un ‘michelín’ de Arzalluz al lado de los ‘jóvenes’ que rodean a Artur Mas) ha olvidado por un día que su misión es recuperar Cataluña para la industria y ha saltado a la palestra para proclamar –alto y fuerte– que va a abrir un expediente sancionador a la firma Desigual (sí, la pequeña Zara catalana con capital no catalán) por haber abierto sus tiendas el pasado domingo 14.

El conseller ha declarado –solemne– que Desigual no podría haber abierto “ni de acuerdo con la ley española”. En realidad, todo se reduce a que según el pacto del alcalde Trias con algunas asociaciones de comerciantes ya se habían consumido los domingos disponibles y diciembre se ha quedado con dos domingos cerrados en Barcelona (no en otras ciudades catalanas).

Algo que era fácil de solucionar si se cree que el número de festivos ‘abribles’ no es comparable a las tablas de la ley. Pero ha provocado que el conseller haga de don Quijote del modelo comercial catalán. Es algo que CDC –con votos en el pequeño comercio– hace desde tiempo inmemorial pero cuyo resultado es que las familias catalanas hayan desaparecido de los antiguos ultramarinos, que han sido sustituidos por una exuberancia de comercios ‘paquis’ abiertos las 24 horas.

Más grave –estamos ya en la tragicomedia– es que la Generalitat haya tenido que dar marcha atrás en la privatización más importante de su historia, la de Aigües del TerLlobregat (ATLL), la red de alta del agua. La privatización era forzosa porque había que cuadrar las cuentas (algo) y el conseller Mas-Collell estaba lógicamente interesado en llevarla a cabo antes del 31 de diciembre del 2011 para poder apuntar 1.000 millones.

Pero el Ejecutivo catalán estaba dividido entre los partidarios de dar la concesión a Agbar (la antigua Aguas de Barcelona que domina la red de baja) y los que querían un nuevo concursante que elevara el precio (al final fue Acciona en compañía de unos bancos brasileños).

Sumario

La lucha interna fue férrea entre los dos bandos y oficialmente ganaron los partidarios de Acciona, que era la que ofrecía más dinero. Pero los contrarios no se dieron por vencidos y un organismo administrativo de la Generalitat (con poder para ello) anuló la concesión a Acciona pocos días después tras un recurso de Agbar. Al parecer, la oferta de la primera incumplía unos plazos de inversiones.

Pero la Generalitat no se inmutó, entregó ATLL a Acciona y recurrió la decisión de su órgano administrativo (entonces unipersonal y ocupado por Federico Gallo, el hijo del famoso locutor del franquismo) ante los tribunales. Cosechó varias sentencias contrarias hasta que hace unos días el Tribunal Supremo dictaminó que la oferta de Acciona no cumplía las condiciones requeridas en el concurso. Ahora el conseller Santi Vila –que no es ya el que fue el principal impulsor de la concesión a Acciona– ha reconocido que tienen que acatar la sentencia, pero dice querer hacer un nuevo concurso cuando la sentencia del Supremo parece indicar que ATLL debe ser entregada a Agbar. Y tampoco aclara qué pasará mientras se resuelve el nuevo concurso. Al parecer, se teme la acción ante los tribunales de Acciona, que podría tener derecho a una fuerte indemnización.

Sería más cómico que trágico si no se tratara de la privatización más ‘jugosa’ de las realizadas por la Generalitat, si no fuera porque fue una de las decisiones de más calado del equipo que Artur Mas presentó entonces como el “Govern dels millors” (el Gobierno de los mejores), que quería emular a aquel “the best and the brightest” de los presidentes Kennedy y Johnson… y si no fuera porque el president Mas se reveló incapaz de poner orden y arbitrar entre los partidarios de dos grupos empresariales con mucha influencia. Y se podría poner mucha más sal.

Lo relevante es que “el Govern dels millors” se ha estrellado estrepitosamente en la privatización más relevante. Admitamos que le puede pasar a todo el mundo. Acciona tiene tentáculos y amigos. Y Agbar no le queda a la zaga. La carne es débil y el afán de mangoneo, elevado. Pero un Gobierno que peca de no saber resolver una encarnizada lucha de intereses no puede ir pregonando que una Cataluña gobernada por ellos –sin el freno que supone la dependencia de España– sería el mejor de los mundos.

Hombre, lo de la ATLL no es Bankia, pero inhabilita para decir que Cataluña y España son dos mundos absolutamente diferentes. En realidad los vicios de la Administración Pública son bastante similares.

Lo demuestra la llegada de la tragedia. Una juez de Barcelona acaba de citar a declarar como imputados el 27 de enero –les quiere dejar pasar tranquilos las Navidades de la recuperación de Rajoy– a Jordi Pujol, a su mujer, Marta Ferrusola, y a cuatro hijos. La familia Pujol se compone de nueve miembros (el matrimonio y siete hijos), y ocho ya están imputados entre la Audiencia Nacional y el juzgado de Barcelona.

Que la familia del Padre de la Patria, la autoridad fáctica, política y moral de Cataluña durante muchos años, esté imputada en los juzgados para explicar el origen de una fortuna desconocida, sospechosa y oculta al fisco… Y es más grave que algunos defensores –haciendo alarde de ‘realismo’– digan que Pujol sólo paga haber cruzado el Rubicón independentista.

Sumario

Si quieren un poco más de pimienta, la antigua novia de Jordi Pujol Ferrusola –algo así como la ‘garganta profunda’ de este peculiar Watergate catalán– ha retirado la demanda contra Método 3, la agencia de detectives que grabó una conversación en un restaurante con una dirigente del PP catalán –según leo en los periódicos– porque sospecha que fue esa dirigente la que ordenó grabarla.

La familia presidencial, los hijos, una exnovia de armas tomar y una dirigente catalana del PP. Toda una historia. Y ahora CDC ataca con fuerza a Alicia Sánchez-Camacho olvidando que fue la garante de la estabilidad del Gobierno Mas en su primera legislatura, cuando la urgencia era abolir el impuesto de sucesiones y no la independencia. Parece el siglo pasado, pero era anteayer.

Vamos del vodevil a la tragedia pasando, y volviendo, por la tragicomedia.

¿Y la épica del 9-N? Pues ahí sigue... pero algo tocada. Ahora estamos en un pugilato entre dos jugadores de apuestas que se hacen un chantaje mutuo casi transparente. El president Mas dice que quiere convocar elecciones anticipadas para que Cataluña sea independiente en 18 meses, pero que no las convocará si Oriol Junqueras, el líder de ERC, no se une a una candidatura independentista única y pone a ERC de vacaciones 18 meses, el tiempo de manos libres que él necesita para coronar el sueño histórico de los catalanes.

Artur Mas adorna su propuesta con múltiples consideraciones –bien expuestas porque es un político aplicado que además sabe afrontar con éxito las ruedas de prensa– pero el beef está aquí: Junqueras, o fusionas ERC en una lista encabezada por mí (y mangoneada por mí) o no hay elecciones anticipadas y Cataluña no será independiente por culpa tuya.

Pero Junqueras le ha cogido el guante y le dice: Mas, no presento una enmienda a la totalidad a los Presupuestos para que no hagas el ridículo ante el mundo, pero si no convocas elecciones (no de lista unitaria como quieres sino con listas separadas pero con un punto programático común en la independencia) votaré contra los Presupuestos el próximo 19 de enero y te quedarás sin Presupuestos. No tendrás otro remedio que convocarlas o exponerte a gobernar en minoría el resto de legislatura, y Cataluña no será independiente por culpa tuya y la de tu partido… el de Pujol.

Y lanzado este doble chantaje parece que los dos líderes independentistas se disponen a pasar en paz las Navidades de la recuperación de Rajoy. Después de Reyes será el crujir…

Escrita esta crónica temo que el lector pueda creer que considero deplorable la política catalana. No es exacto. Sólo lo creo en la misma medida que respecto a la política española. ¿Se acuerdan de mayo del 2010? Zapatero tenía que tomar medidas de emergencia para que España no fuera rescatada. Y el PP le negó el apoyo. Lo dice una diputada canaria, que un ministro actual le dijo: “No te preocupe que España quiebre, que venimos nosotros y lo arreglaremos”. ¿Saben quién evitó el desastre absteniéndose por sensatez para que Zapatero no perdiera la votación? Pues Artur Mas y Duran i Lleida, quizás aconsejados por el Ibex, que son muchos puestos de trabajo.

Y ahora cuando Rajoy ha hecho la segunda reforma laboral –Zapatero pegó el tajo al gasto en inversión pública y salario de los funcionarios pero sólo escribió el prólogo y medio primer capítulo de la reforma laboral– el PSOE proclama que aquel ajuste del 2010 y la reforma de la Constitución del verano del 2011 fue un error del que conviene pedir perdón y hacer marcha atrás. ¡Vaya por Dios!

Y en asuntos venales… Bueno, la familia Pujol va a dar mucho juego pero el lío Rajoy-Bárcenas-Cospedal-Valencia, la Gürtel, el juez Ruz y la expulsión del juez Garzón…Y no quiero hablar de Andalucía porque sólo con que la peculiar juez Alaya tenga un 10% de fundamento en las sospechas que expande con tiento, discreción y en las fechas señaladas…   

]]>
El pasado 9 de noviembre por la noche, mientras Artur Mas explicaba a la prensa –catalana, española y mundial– que había sido una gran jornada, que Cataluña se había gustado a sí misma (el expresident Pujol dijo que Cataluña no se había gustado cuando el proceso del Estatut del 2006) y que se había ganado el derecho a un auténtico referéndum, la política catalana parecía un poema épico al estilo del viaje de Ulises a Ítaca, al que tanto recurre el independentismo.

Pero Cataluña también es –Verdi mediante– “mobile”. Ahora, un mes después del 9-N, la política catalana parece un vodevil, todo lo más una tragicomedia. Empecemos por lo más ingenuo. El conseller Felip Puig, en otro tiempo el más aguerrido nacionalista de CDC (ahora parece un ‘michelín’ de Arzalluz al lado de los ‘jóvenes’ que rodean a Artur Mas) ha olvidado por un día que su misión es recuperar Cataluña para la industria y ha saltado a la palestra para proclamar –alto y fuerte– que va a abrir un expediente sancionador a la firma Desigual (sí, la pequeña Zara catalana con capital no catalán) por haber abierto sus tiendas el pasado domingo 14.

El conseller ha declarado –solemne– que Desigual no podría haber abierto “ni de acuerdo con la ley española”. En realidad, todo se reduce a que según el pacto del alcalde Trias con algunas asociaciones de comerciantes ya se habían consumido los domingos disponibles y diciembre se ha quedado con dos domingos cerrados en Barcelona (no en otras ciudades catalanas).

Algo que era fácil de solucionar si se cree que el número de festivos ‘abribles’ no es comparable a las tablas de la ley. Pero ha provocado que el conseller haga de don Quijote del modelo comercial catalán. Es algo que CDC –con votos en el pequeño comercio– hace desde tiempo inmemorial pero cuyo resultado es que las familias catalanas hayan desaparecido de los antiguos ultramarinos, que han sido sustituidos por una exuberancia de comercios ‘paquis’ abiertos las 24 horas.

Más grave –estamos ya en la tragicomedia– es que la Generalitat haya tenido que dar marcha atrás en la privatización más importante de su historia, la de Aigües del TerLlobregat (ATLL), la red de alta del agua. La privatización era forzosa porque había que cuadrar las cuentas (algo) y el conseller Mas-Collell estaba lógicamente interesado en llevarla a cabo antes del 31 de diciembre del 2011 para poder apuntar 1.000 millones.

Pero el Ejecutivo catalán estaba dividido entre los partidarios de dar la concesión a Agbar (la antigua Aguas de Barcelona que domina la red de baja) y los que querían un nuevo concursante que elevara el precio (al final fue Acciona en compañía de unos bancos brasileños).

Sumario

La lucha interna fue férrea entre los dos bandos y oficialmente ganaron los partidarios de Acciona, que era la que ofrecía más dinero. Pero los contrarios no se dieron por vencidos y un organismo administrativo de la Generalitat (con poder para ello) anuló la concesión a Acciona pocos días después tras un recurso de Agbar. Al parecer, la oferta de la primera incumplía unos plazos de inversiones.

Pero la Generalitat no se inmutó, entregó ATLL a Acciona y recurrió la decisión de su órgano administrativo (entonces unipersonal y ocupado por Federico Gallo, el hijo del famoso locutor del franquismo) ante los tribunales. Cosechó varias sentencias contrarias hasta que hace unos días el Tribunal Supremo dictaminó que la oferta de Acciona no cumplía las condiciones requeridas en el concurso. Ahora el conseller Santi Vila –que no es ya el que fue el principal impulsor de la concesión a Acciona– ha reconocido que tienen que acatar la sentencia, pero dice querer hacer un nuevo concurso cuando la sentencia del Supremo parece indicar que ATLL debe ser entregada a Agbar. Y tampoco aclara qué pasará mientras se resuelve el nuevo concurso. Al parecer, se teme la acción ante los tribunales de Acciona, que podría tener derecho a una fuerte indemnización.

Sería más cómico que trágico si no se tratara de la privatización más ‘jugosa’ de las realizadas por la Generalitat, si no fuera porque fue una de las decisiones de más calado del equipo que Artur Mas presentó entonces como el “Govern dels millors” (el Gobierno de los mejores), que quería emular a aquel “the best and the brightest” de los presidentes Kennedy y Johnson… y si no fuera porque el president Mas se reveló incapaz de poner orden y arbitrar entre los partidarios de dos grupos empresariales con mucha influencia. Y se podría poner mucha más sal.

Lo relevante es que “el Govern dels millors” se ha estrellado estrepitosamente en la privatización más relevante. Admitamos que le puede pasar a todo el mundo. Acciona tiene tentáculos y amigos. Y Agbar no le queda a la zaga. La carne es débil y el afán de mangoneo, elevado. Pero un Gobierno que peca de no saber resolver una encarnizada lucha de intereses no puede ir pregonando que una Cataluña gobernada por ellos –sin el freno que supone la dependencia de España– sería el mejor de los mundos.

Hombre, lo de la ATLL no es Bankia, pero inhabilita para decir que Cataluña y España son dos mundos absolutamente diferentes. En realidad los vicios de la Administración Pública son bastante similares.

Lo demuestra la llegada de la tragedia. Una juez de Barcelona acaba de citar a declarar como imputados el 27 de enero –les quiere dejar pasar tranquilos las Navidades de la recuperación de Rajoy– a Jordi Pujol, a su mujer, Marta Ferrusola, y a cuatro hijos. La familia Pujol se compone de nueve miembros (el matrimonio y siete hijos), y ocho ya están imputados entre la Audiencia Nacional y el juzgado de Barcelona.

Que la familia del Padre de la Patria, la autoridad fáctica, política y moral de Cataluña durante muchos años, esté imputada en los juzgados para explicar el origen de una fortuna desconocida, sospechosa y oculta al fisco… Y es más grave que algunos defensores –haciendo alarde de ‘realismo’– digan que Pujol sólo paga haber cruzado el Rubicón independentista.

Sumario

Si quieren un poco más de pimienta, la antigua novia de Jordi Pujol Ferrusola –algo así como la ‘garganta profunda’ de este peculiar Watergate catalán– ha retirado la demanda contra Método 3, la agencia de detectives que grabó una conversación en un restaurante con una dirigente del PP catalán –según leo en los periódicos– porque sospecha que fue esa dirigente la que ordenó grabarla.

La familia presidencial, los hijos, una exnovia de armas tomar y una dirigente catalana del PP. Toda una historia. Y ahora CDC ataca con fuerza a Alicia Sánchez-Camacho olvidando que fue la garante de la estabilidad del Gobierno Mas en su primera legislatura, cuando la urgencia era abolir el impuesto de sucesiones y no la independencia. Parece el siglo pasado, pero era anteayer.

Vamos del vodevil a la tragedia pasando, y volviendo, por la tragicomedia.

¿Y la épica del 9-N? Pues ahí sigue... pero algo tocada. Ahora estamos en un pugilato entre dos jugadores de apuestas que se hacen un chantaje mutuo casi transparente. El president Mas dice que quiere convocar elecciones anticipadas para que Cataluña sea independiente en 18 meses, pero que no las convocará si Oriol Junqueras, el líder de ERC, no se une a una candidatura independentista única y pone a ERC de vacaciones 18 meses, el tiempo de manos libres que él necesita para coronar el sueño histórico de los catalanes.

Artur Mas adorna su propuesta con múltiples consideraciones –bien expuestas porque es un político aplicado que además sabe afrontar con éxito las ruedas de prensa– pero el beef está aquí: Junqueras, o fusionas ERC en una lista encabezada por mí (y mangoneada por mí) o no hay elecciones anticipadas y Cataluña no será independiente por culpa tuya.

Pero Junqueras le ha cogido el guante y le dice: Mas, no presento una enmienda a la totalidad a los Presupuestos para que no hagas el ridículo ante el mundo, pero si no convocas elecciones (no de lista unitaria como quieres sino con listas separadas pero con un punto programático común en la independencia) votaré contra los Presupuestos el próximo 19 de enero y te quedarás sin Presupuestos. No tendrás otro remedio que convocarlas o exponerte a gobernar en minoría el resto de legislatura, y Cataluña no será independiente por culpa tuya y la de tu partido… el de Pujol.

Y lanzado este doble chantaje parece que los dos líderes independentistas se disponen a pasar en paz las Navidades de la recuperación de Rajoy. Después de Reyes será el crujir…

Escrita esta crónica temo que el lector pueda creer que considero deplorable la política catalana. No es exacto. Sólo lo creo en la misma medida que respecto a la política española. ¿Se acuerdan de mayo del 2010? Zapatero tenía que tomar medidas de emergencia para que España no fuera rescatada. Y el PP le negó el apoyo. Lo dice una diputada canaria, que un ministro actual le dijo: “No te preocupe que España quiebre, que venimos nosotros y lo arreglaremos”. ¿Saben quién evitó el desastre absteniéndose por sensatez para que Zapatero no perdiera la votación? Pues Artur Mas y Duran i Lleida, quizás aconsejados por el Ibex, que son muchos puestos de trabajo.

Y ahora cuando Rajoy ha hecho la segunda reforma laboral –Zapatero pegó el tajo al gasto en inversión pública y salario de los funcionarios pero sólo escribió el prólogo y medio primer capítulo de la reforma laboral– el PSOE proclama que aquel ajuste del 2010 y la reforma de la Constitución del verano del 2011 fue un error del que conviene pedir perdón y hacer marcha atrás. ¡Vaya por Dios!

Y en asuntos venales… Bueno, la familia Pujol va a dar mucho juego pero el lío Rajoy-Bárcenas-Cospedal-Valencia, la Gürtel, el juez Ruz y la expulsión del juez Garzón…Y no quiero hablar de Andalucía porque sólo con que la peculiar juez Alaya tenga un 10% de fundamento en las sospechas que expande con tiento, discreción y en las fechas señaladas…   

]]>
<![CDATA[Rajoy apoya al director del 24 horas que entrevistó a Iglesias: “La clave es no dimitir”]]>2014-12-17T05:00:00+01:002014-12-17T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/el-confidente/2014-12-17/rajoy-apoya-al-director-del-24-horas-que-entrevisto-a-iglesias-la-clave-es-no-dimitir_592036/http://www.elconfidencial.com/autores/ec-90/El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mostrado públicamente su apoyo al director del Canal 24 Horas de Televisión Española, Sergio Martín, presentador de La noche en 24 horas, en entredicho desde la polémica entrevista que realizó el pasado 5 de diciembre al líder de Podemos, Pablo Iglesias, y por la que el Consejo de Informativos de la tele pública pidió su dimisión.

Rajoy ha querido tener con él un gesto de apoyo y así se lo transmitió ayer, durante la copa de Navidad celebrada en el Palacio de la Moncloa, en la que Martín participaba junto a una gran representación de periodistas de todos los medios. El presidente se acercó hasta el corrillo en el que estaba Martín, acompañado de Jenaro Castro, director de Informe Semanal; de Graciano Palomo, tertuliano del mismo programa; y de Antonio Jiménez, presentador de El cascabel del gato, en 13TV.

Tras mostrarle su apoyo, que Martín ha agradecido especialmente por el aluvión de críticas que ha recibido en los últimos días, especialmente desde dentro de Televisión Española, Rajoy le dio un consejo taxativo: “La clave es no dimitir”. Y en otro momento de la conversación, le aseguró que iba a recibir muchas “lecciones de democracia de muchos antidemócratas”.

Video embebido

 

La polémica que envuelve a Sergio Martín desde el pasado 5 de diciembre enlaza con una frase pronunciada por él mismo en una de sus preguntas al líder de Podemos, en la que daba la enhorabuena por las excarcelaciones de etarras. “Hay un vídeo en el que hemos visto a Pablo Iglesias defender la salida de los presos de ETA de las cárceles. ¿Esta semana está usted de enhorabuena entonces?”, preguntó el periodista.

A raíz de aquella cuestión, el Consejo de Informativos hizo público un comunicado en el que pedía el relevo de Martín. En la nota, el Consejo reiteraba que los periodistas deben poner de manifiesto las contradicciones en las que pueden incurrir los líderes políticos, pero añadía que no es pertinente “hacer una afirmación insidiosa como la realizada por el director de La noche en 24 horas”. “Decir, insinuar o sugerir que un dirigente político español pueda estar de enhorabuena porque han salido de la cárcel varios terroristas de ETA con muchos crímenes a sus espaldas incumple abiertamente las normas éticas y deontológicas exigibles a los profesionales de TVE. Una televisión que está sufragada por todos los españoles tiene la obligación legal de garantizar información objetiva, veraz y plural”.

El presidente de RTVE: “La entrevista fue impecable”

La dirección de Informativos, en un gesto hasta ahora inédito, optó por responder al Comité saliendo en defensa del trabajo de Martín “sin ningún género de reserva”. Lo mismo ha hecho también el presidente de Radio Televisión Española (RTVE), José Antonio Sánchez, en su comparecencia de este martes en el Congreso de los Diputados, donde ha reiterado que la entrevista fue “impecable”.

Sánchez ha defendido el trabajo de Martín, en respuesta al senador de la Entesa, Jordi Guillot, quien ha considerado que la entrevista que realizó este periodista “es de vergüenza” y una muestra de la “burda manipulación” que, a su juicio, se va a acometer en los próximos meses.

“La entrevista fue impecable y quiero felicitar a don Sergio Martín y a todo su equipo”, ha manifestado Sánchez, que ha revelado que se emitió en el Canal 24 Horas porque Pablo Iglesias rechazó ir a Los Desayunos de TVE. “La entrevista me pareció muy bien hecha y para acallar cualquier tipo de especulación le digo que el señor Sergio Martín no solamente goza de todo el apoyo de la dirección de los Servicios Informativos, sino con la de este presidente”, ha apostillado.

]]>
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mostrado públicamente su apoyo al director del Canal 24 Horas de Televisión Española, Sergio Martín, presentador de La noche en 24 horas, en entredicho desde la polémica entrevista que realizó el pasado 5 de diciembre al líder de Podemos, Pablo Iglesias, y por la que el Consejo de Informativos de la tele pública pidió su dimisión.

Rajoy ha querido tener con él un gesto de apoyo y así se lo transmitió ayer, durante la copa de Navidad celebrada en el Palacio de la Moncloa, en la que Martín participaba junto a una gran representación de periodistas de todos los medios. El presidente se acercó hasta el corrillo en el que estaba Martín, acompañado de Jenaro Castro, director de Informe Semanal; de Graciano Palomo, tertuliano del mismo programa; y de Antonio Jiménez, presentador de El cascabel del gato, en 13TV.

Tras mostrarle su apoyo, que Martín ha agradecido especialmente por el aluvión de críticas que ha recibido en los últimos días, especialmente desde dentro de Televisión Española, Rajoy le dio un consejo taxativo: “La clave es no dimitir”. Y en otro momento de la conversación, le aseguró que iba a recibir muchas “lecciones de democracia de muchos antidemócratas”.

Video embebido

 

La polémica que envuelve a Sergio Martín desde el pasado 5 de diciembre enlaza con una frase pronunciada por él mismo en una de sus preguntas al líder de Podemos, en la que daba la enhorabuena por las excarcelaciones de etarras. “Hay un vídeo en el que hemos visto a Pablo Iglesias defender la salida de los presos de ETA de las cárceles. ¿Esta semana está usted de enhorabuena entonces?”, preguntó el periodista.

A raíz de aquella cuestión, el Consejo de Informativos hizo público un comunicado en el que pedía el relevo de Martín. En la nota, el Consejo reiteraba que los periodistas deben poner de manifiesto las contradicciones en las que pueden incurrir los líderes políticos, pero añadía que no es pertinente “hacer una afirmación insidiosa como la realizada por el director de La noche en 24 horas”. “Decir, insinuar o sugerir que un dirigente político español pueda estar de enhorabuena porque han salido de la cárcel varios terroristas de ETA con muchos crímenes a sus espaldas incumple abiertamente las normas éticas y deontológicas exigibles a los profesionales de TVE. Una televisión que está sufragada por todos los españoles tiene la obligación legal de garantizar información objetiva, veraz y plural”.

El presidente de RTVE: “La entrevista fue impecable”

La dirección de Informativos, en un gesto hasta ahora inédito, optó por responder al Comité saliendo en defensa del trabajo de Martín “sin ningún género de reserva”. Lo mismo ha hecho también el presidente de Radio Televisión Española (RTVE), José Antonio Sánchez, en su comparecencia de este martes en el Congreso de los Diputados, donde ha reiterado que la entrevista fue “impecable”.

Sánchez ha defendido el trabajo de Martín, en respuesta al senador de la Entesa, Jordi Guillot, quien ha considerado que la entrevista que realizó este periodista “es de vergüenza” y una muestra de la “burda manipulación” que, a su juicio, se va a acometer en los próximos meses.

“La entrevista fue impecable y quiero felicitar a don Sergio Martín y a todo su equipo”, ha manifestado Sánchez, que ha revelado que se emitió en el Canal 24 Horas porque Pablo Iglesias rechazó ir a Los Desayunos de TVE. “La entrevista me pareció muy bien hecha y para acallar cualquier tipo de especulación le digo que el señor Sergio Martín no solamente goza de todo el apoyo de la dirección de los Servicios Informativos, sino con la de este presidente”, ha apostillado.

]]>
<![CDATA[El Gobierno entra en campaña]]>2014-12-16T05:00:00+01:002014-12-16T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/al-grano/2014-12-16/el-gobierno-entra-en-campana_591753/http://www.elconfidencial.com/autores/antonio-casado-21/El Gobierno se pone las pilas. Vende Constitución, estabilidad política, recuperación económica y vocación social. Será la banda sonora de Moncloa y Génova en los doce meses que nos separan de las elecciones generales, con los retoques que deriven de los resultados en las previas territoriales de mayo. Una hoja de ruta tan buena o tan mala como cualquier otra. Eso no se sabe hasta el final porque el camino está lleno de trampas y la competencia nunca duerme.

Vamos por partes. Empezando por esa segoviana defensa de nuestra Carta Magna, con la que Mariano Rajoy quiere movilizar a los españoles frente a las “ocurrencias” de Pedro Sánchez y las “ensoñaciones decimonónicas” de Artur Mas. Es su apuesta. Tiene poco público abrazarse a una Constitución desbordada por los acontecimientos. Y no lo digo sólo por el conflicto catalán, sino por la fatiga de materiales. Después de 36 años de servicio, ese mal afecta a consensos básicos de 1978 que exigen una puesta al día. En todo caso, un proceso de reforma pactada que garantice una nueva y larga vida a la Constitución. Pero, lo dicho, Rajoy no está por la labor.

La estabilidad política, como palanca de progreso en una sociedad organizada, es percibida ahora como un paraíso perdido. En un acto de puro voluntarismo, el Gobierno propone su recuperación contra viento y marea. No hay un solo analista sin su particular obituario del bipartidismo que deparó 36 años de estabilidad. A nadie le parece prematuro anunciar un seísmo electoral en la próxima Legislatura, que no se va a parecer en nada a las diez anteriores. Su principal incógnita será el tamaño de la cosecha en votos de Podemos, la fuerza emergente que quiere ponerlo todo patas arriba y, según todos los indicadores, va camino de lograrlo. Salvo que el elogio de la estabilidad política sirva para frenar tanto a Iglesias el constituyente como a Sánchez el reformador. Me temo que, como en el caso de la Constitución, los vientos no son favorables a la apuesta de Moncloa.

Sumario

Los últimos días y las últimas horas nos deparan una recuperación del discurso económico en el que el Gobierno Rajoy puso todas sus complacencias desde el principio de la Legislatura. Aplastado durante muchos meses por Cataluña y la corrupción, lo rescatan ahora los ministros y dirigentes del PP para anunciar el fin de la crisis. Ayer matizaba Rajoy su “la crisis ya es historia” con el añadido “pero no sus secuelas”, mientras De Guindos decía en las jornadas de El Confidencial que “la previsión de crecimiento del 2% es incluso moderada”. Nada que objetar en este punto a la vista de los seis trimestres consecutivos de mejoría que justifican el optimismo del ministro: “Supone que estamos consolidando la recuperación”. Amén.

El cuadro se completa con un inesperado ataque de vocación social ante el año de urnas municipales, autonómicas y generales que se avecina. Ayer lo firmó la ministra Báñez y los líderes sindicales. Se trata de un subsidio de 426 euros mensuales para los parados de solemnidad (los que hace seis meses o más agotaron el derecho a la prestación y llevan un año o más en la cola del paro). La generosidad del Gobierno tiene fecha de caducidad. Un programa de quince meses. Cuando hayan pasado las elecciones, se acabó lo que se daba. Valoren ustedes mismos esta especie de renta básica de marca del PP que afectará a unos 425.000 parados de larga duración con al menos un familiar a su cargo.

Aun así, no quisiera descalificar el optimismo de Rajoy. Lo necesitamos como el pan de cada día, como el aire que exigimos trece veces por minuto (Celaya, en la memoria). Al presidente le pagan para eso, es parte de su tarea. Qué menos que agarrarse como un clavo ardiendo al dinero barato, la bajada del precio del petróleo, la devaluación del euro y el alivio fiscal de las familias, para presumir en Europa de estar creando empleo e ir primeros en crecimiento.

]]>
<![CDATA[Interior exige el grado a los nuevos policías pero deja en el cargo a un 'amigo' sin título]]>2014-12-16T05:00:00+01:002014-12-16T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/el-confidente/2014-12-16/interior-exige-el-grado-a-los-nuevos-policias-pero-deja-en-el-cargo-a-un-amigo-sin-titulo_591254/http://www.elconfidencial.com/autores/el-confidencial-90/La política de ascensos y nombramientos en el Ministerio del Interior no es igual para todos. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, está aplicando una doble vara de medir. En términos generales, está exigiendo que todos los jefes de la Policía tengan una titulación universitaria. Sin embargo, este principio se aplica a todos menos a sus ‘amigos’.

La nueva Ley de Personal de la Policía, actualmente en trámite parlamentario, establece que todos los mandos del cuerpo deben tener el grado. El Ministerio ha introducido este requisito por recomendación de la Abogacía del Estado, que a su vez sigue la línea marcada por los tribunales: en febrero de 2013 el Juzgado número 9 de lo Contencioso de la Audiencia Nacional cesó temporalmente al jefe superior de Policía del País Vasco, Fernando Amo, por carecer de titulación y en julio del presente año el Juzgado número 1 del mismo tribunal anuló el nombramiento del subdirector general de la Inspección de Personal del Ministerio del Interior, José María Rodríguez Calderón, por el mismo motivo.

“Si la titulación es exigible a los funcionarios civiles de la Administración General del Estado, no se llega a comprender que no sea exigible cuando se trate de funcionarios de la Policía”, argumentaba la última de estas resoluciones, que provocó que el Ministerio se comprometiera a incluir el requisito del grado en la citada Ley de Personal, como de hecho ha ocurrido. Interior decidió seguir el consejo de la Abogacía y arriesgarse a más denuncias, pues era consciente de que actualmente la mitad de los jefes de la Policía carece de carrera universitaria.

Sumario

Sin embargo, por debajo de la mesa, Fernández Díaz hacía excepciones. El pasado verano, ordenó a esa misma Abogacía –que le había recomendado la línea contraria– recurrir la mencionada sentencia contra la designación de Rodríguez Calderón. ¿Por qué ese empeño del ministro en mantener en el puesto a un comisario a pesar de las resoluciones judiciales cuando la dirección marcada por el propio titular de Interior en la nueva ley señalaba lo contrario? La respuesta quizá está en el historial del afectado, que curiosamente es quien manejaba el ordenador desde el que se filtró al diario El Mundo en abril de 2011 el email remitido por el entonces secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, a todas las comisarías de España con supuestas intenciones partidistas. El correo solicitaba a los comisarios que le enviasen “los logros” conseguidos en su circunscripción para que el Gobierno pudiera venderlos en la campaña electoral que estaba a punto de comenzar.

Así lo desveló, de hecho, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (Sección Séptima de lo Contencioso), tras el recurso de Rodríguez Calderón contra la sanción que le impuso entonces la Dirección General de la Policía (tres meses de suspensión) por filtrar el citado correo electrónico. El número de registro de salida del mail, señala la resolución, “coincidía (…) con el correo remitido por el secretario general de Subdirección General de Gestión Económica, Técnica y Documental”, puesto que ocupaba el mencionado Rodríguez Calderón por aquel entonces. El falló exoneró a Rodríguez Calderón de la sanción que el Ministerio le imponía, pero reconoció los hechos. El tribunal relató que el comisario se dejó su computadora encendida, lo que permitió que su mujer –periodista– enviara el mail al diario El Mundo. “Es obvio que ni la conducta de su esposa ni la del periódico le son imputables”, resolvió la sala.

Un año hasta la jubilación

El recurso de la Abogacía contra la sentencia de la Audiencia Nacional que ordenó el cese de Rodríguez Calderón consigue previsiblemente que el subdirector general se mantenga en el cargo hasta su jubilación, cosa que ocurrirá en algo más de un año, ya que este es precisamente el tiempo estimado que tardará el Tribunal Supremo en resolver la citada apelación. La ‘jugada’ ha generado un enorme malestar en media corporación, que ve incoherente la decisión de mantener en el cargo a alguien que no cumple con los requisitos que sí se exigen al resto.

También ha provocado que el inspector Jesús Andrés de Dios, que denunció el nombramiento de Rodríguez Calderón y dio lugar a la resolución de la Audiencia Nacional, remita al Congreso de los Diputados un escrito en el que tacha de inconstitucional la Ley de Personal. En concreto, la disposición transitoria primera del citado texto, que demora cinco años la entrada en vigor del punto que exige la titulación universitaria.

El caso de Rodríguez Calderón está siendo seguido de cerca por decenas de comisarios y comisarios principales que aspiran a convertirse en subdirectores. Algunos de ellos, para arreglar su situación, han optado por hacer el curso que oferta la Universidad Rey Juan Carlos en colaboración con la Dirección General de la Policía y que permite que los inspectores jefe, los comisarios y los comisarios principales obtengan un grado si aprueban el seminario online que dura apenas un año. Este curso, además, ha reportado sustanciosos beneficios para el centro universitario, pues cada uno de los 200 alumnos que hasta el momento se han matriculado ha abonado 3.000 euros.

]]>
La política de ascensos y nombramientos en el Ministerio del Interior no es igual para todos. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, está aplicando una doble vara de medir. En términos generales, está exigiendo que todos los jefes de la Policía tengan una titulación universitaria. Sin embargo, este principio se aplica a todos menos a sus ‘amigos’.

La nueva Ley de Personal de la Policía, actualmente en trámite parlamentario, establece que todos los mandos del cuerpo deben tener el grado. El Ministerio ha introducido este requisito por recomendación de la Abogacía del Estado, que a su vez sigue la línea marcada por los tribunales: en febrero de 2013 el Juzgado número 9 de lo Contencioso de la Audiencia Nacional cesó temporalmente al jefe superior de Policía del País Vasco, Fernando Amo, por carecer de titulación y en julio del presente año el Juzgado número 1 del mismo tribunal anuló el nombramiento del subdirector general de la Inspección de Personal del Ministerio del Interior, José María Rodríguez Calderón, por el mismo motivo.

“Si la titulación es exigible a los funcionarios civiles de la Administración General del Estado, no se llega a comprender que no sea exigible cuando se trate de funcionarios de la Policía”, argumentaba la última de estas resoluciones, que provocó que el Ministerio se comprometiera a incluir el requisito del grado en la citada Ley de Personal, como de hecho ha ocurrido. Interior decidió seguir el consejo de la Abogacía y arriesgarse a más denuncias, pues era consciente de que actualmente la mitad de los jefes de la Policía carece de carrera universitaria.

Sumario

Sin embargo, por debajo de la mesa, Fernández Díaz hacía excepciones. El pasado verano, ordenó a esa misma Abogacía –que le había recomendado la línea contraria– recurrir la mencionada sentencia contra la designación de Rodríguez Calderón. ¿Por qué ese empeño del ministro en mantener en el puesto a un comisario a pesar de las resoluciones judiciales cuando la dirección marcada por el propio titular de Interior en la nueva ley señalaba lo contrario? La respuesta quizá está en el historial del afectado, que curiosamente es quien manejaba el ordenador desde el que se filtró al diario El Mundo en abril de 2011 el email remitido por el entonces secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, a todas las comisarías de España con supuestas intenciones partidistas. El correo solicitaba a los comisarios que le enviasen “los logros” conseguidos en su circunscripción para que el Gobierno pudiera venderlos en la campaña electoral que estaba a punto de comenzar.

Así lo desveló, de hecho, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (Sección Séptima de lo Contencioso), tras el recurso de Rodríguez Calderón contra la sanción que le impuso entonces la Dirección General de la Policía (tres meses de suspensión) por filtrar el citado correo electrónico. El número de registro de salida del mail, señala la resolución, “coincidía (…) con el correo remitido por el secretario general de Subdirección General de Gestión Económica, Técnica y Documental”, puesto que ocupaba el mencionado Rodríguez Calderón por aquel entonces. El falló exoneró a Rodríguez Calderón de la sanción que el Ministerio le imponía, pero reconoció los hechos. El tribunal relató que el comisario se dejó su computadora encendida, lo que permitió que su mujer –periodista– enviara el mail al diario El Mundo. “Es obvio que ni la conducta de su esposa ni la del periódico le son imputables”, resolvió la sala.

Un año hasta la jubilación

El recurso de la Abogacía contra la sentencia de la Audiencia Nacional que ordenó el cese de Rodríguez Calderón consigue previsiblemente que el subdirector general se mantenga en el cargo hasta su jubilación, cosa que ocurrirá en algo más de un año, ya que este es precisamente el tiempo estimado que tardará el Tribunal Supremo en resolver la citada apelación. La ‘jugada’ ha generado un enorme malestar en media corporación, que ve incoherente la decisión de mantener en el cargo a alguien que no cumple con los requisitos que sí se exigen al resto.

También ha provocado que el inspector Jesús Andrés de Dios, que denunció el nombramiento de Rodríguez Calderón y dio lugar a la resolución de la Audiencia Nacional, remita al Congreso de los Diputados un escrito en el que tacha de inconstitucional la Ley de Personal. En concreto, la disposición transitoria primera del citado texto, que demora cinco años la entrada en vigor del punto que exige la titulación universitaria.

El caso de Rodríguez Calderón está siendo seguido de cerca por decenas de comisarios y comisarios principales que aspiran a convertirse en subdirectores. Algunos de ellos, para arreglar su situación, han optado por hacer el curso que oferta la Universidad Rey Juan Carlos en colaboración con la Dirección General de la Policía y que permite que los inspectores jefe, los comisarios y los comisarios principales obtengan un grado si aprueban el seminario online que dura apenas un año. Este curso, además, ha reportado sustanciosos beneficios para el centro universitario, pues cada uno de los 200 alumnos que hasta el momento se han matriculado ha abonado 3.000 euros.

]]>
<![CDATA[Juan Roig 'Hamelín' registra la melodía de "Mer-ca-do-na"]]>2014-12-15T05:00:00+01:002014-12-15T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/el-confidente/2014-12-15/juan-roig-hamelin-registra-la-melodia-de-mer-ca-do-na_590738/http://www.elconfidencial.com/autores/ec-90/Juan Roig no es flautista de Hamelín, pero por su música lo parece. El pasado mes de noviembre, Mercadona registró uno de sus activos más reconocidos e identificado de sus clientes: la melodía de su marca. A diario, cualquier integrante de los 5 millones de hogares que llena su cesta de la compra en alguna de las 1.521 tiendas escucha siempre de fondo una sencilla melodía, apenas compuesta por una veintena de notas.

Esa musiquilla, ese “Mer-ca-do-na” pegadizo que suena de manera machacona mientras los clientes desfilan frente a los lineales, lo hace desde hace la friolera de 30 años y tiene, además, una historia detrás con tanto trasfondo o más que el que hace unos días la ha convertido en “marca sonora”, tal y como aparece denominada en el Registro Oficial de la Propiedad Industrial

Estudio minuciosamente toda melodía fugaz que llega a mis sentidos hasta interiorizarla. Es superior a mis fuerzas. Mercadooona, Mercadona.

— Jota (@KnightJotter) diciembre 12, 2014

La sintonía, de hecho, se grabó en el estudio d´Alboraia, fundado por el músico valenciano Lluís Miquel. Estos estudios, ubicados en plena zona de la huerta valenciana, vivieron una época álgida cuando por allí trabajaban artistas de la talla de María del Mar Bonet o Pi de la Serra, aunque entre cantautor y cantautor, su promotor daba también salida a melodías de empresas, como por ejemplo Famosa o Nenuco.

Esa época dorada queda ya muy lejos. De hecho, hace dos años que el estudio d´Alboraia cerró sus puertas. No obstante, el martilleante “Mer-ca-do-na” no ha dejado de sonar desde que allí se grabara. Es más, gracias a las redes sociales, la melodía suele estar en boca de la gente con bastante frecuencia y es fácil que se convierte en trending topic de manera habitual. 

Pinche aquí para ver la partitura.

 

]]>
<![CDATA[Sánchez-Susana, al rescate del PSOE]]>2014-12-15T05:00:00+01:002014-12-15T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/al-grano/2014-12-15/sanchez-susana-al-rescate-del-psoe_590737/http://www.elconfidencial.com/autores/antonio-casado-21/También en el PSOE hay ruido de sables. Fuego amigo, como en el PP. Siempre lo hubo en las grandes organizaciones políticas. La minoría descontenta como prueba clásica de democracia interna. Minoría, al fin, con muy escaso fundamento, por no decir nulo, cuando airea las supuestas dificultades de Pedro Sánchez para consolidarse como líder del partido y aspirante a la Moncloa, que correrían en paralelo con los supuestos manejos de Susana Díaz para echarlo a un lado.

El nuevo secretario general del PSOE y la presidenta de la Junta gobiernan en coalición con idéntica sed de remontada en un partido histórico. En eso van de la mano, por la cuenta que les trae. Los dos están en la ola de renovación generacional (junto a Felipe VI, Pablo Iglesias, Albert Rivera, Alberto Garzón) que se hace sentir en el nuevo aliento político de los españoles. Y los dos se disponen a examinarse en las elecciones autonómicas (no andaluzas) y municipales de mayo.

Ambos han barrido en las urnas internas, pero ninguno de ellos ha pasado hasta ahora por las otras, las institucionales, las abiertas a la ciudadanía. Las que importan ahora son unas elecciones territoriales como las que hace cuatro años marcaron el principio del desplome electoral del PSOE, confirmado luego en las generales y en las europeas.

Sumario

Si Susana Díaz no mejorarse los resultados de entonces, sobre todo en grandes ciudades andaluzas, decisivas en la recuperación de las diputaciones provinciales, y si el factor Sánchez no trajese un avance de la marca socialista a escala nacional (recuento autonómico y municipal), reaparecería el síndrome PASOK (un partido socialdemócrata que en poco tiempo pasa de la centralidad a la irrelevancia).

Es absurdo que, a los hoy por hoy máximos ostentadores de poder orgánico e institucional del PSOE, les convenga algo distinto a la sindicación de sus intereses en el objetivo común de recuperar a los militantes y los votantes desalentados desde que en mayo de 2010 el entonces presidente Zapatero rompiese el pacto electoral contraído con ellos en las urnas de 2008.

Sin embargo, en las últimas semanas repica en rincones poco alumbrados de la política y el periodismo la tesis de que Susana Díaz hace tournées autonómicas para capitalizar el malestar de algunos barones descontentos con el afán de protagonismo de Pedro Sánchez y que este ha perdido gran parte de los apoyos recibidos en las primarias internas para ganar la secretaría general del partido.

Según crece la visibilidad de Susana Díaz fuera de su tierra aumenta el rumor de que se está preparando el camino hacia la Moncloa en 2015, aunque ella está harta de decir que antes quiere confirmarse en las urnas andaluzas. Y si no se hiciera presente fuera de su tierra, entonces se diría que eso es porque ya no confía en Sánchez y está dejando que se estrelle solito. Así funciona este discurso que le zumba en los oídos al nuevo equipo de Ferraz, donde dicen tener localizado el epicentro de estos rumores, difundidos siempre en base a comentarios innominados y fuentes de difícil verificación.

Por supuesto que Susana Díaz pasará Despeñaperros para emplearse a fondo en la campaña de las elecciones territoriales de mayo, reclamada por diversos barones autonómicos del PSOE. Y, sobre todo, para ejercer de presidenta del Consejo Territorial del partido. Eso la obliga a entrevistarse con secretarios generales de las distintas federaciones. Es el trabajo asignado por la dirección. Para mejorar el grado de cohesión interna y recuperar el prestigio de las siglas a escala nacional, no para conspirar contra el líder federal al que ella apoyó hace cinco meses. Y sigue apoyando. Insisto, por la cuenta que le trae.

]]>
<![CDATA[Mas no sabe qué hacer]]>2014-12-10T05:00:00+01:002014-12-10T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/confidencias-catalanas/2014-12-10/mas-no-sabe-que-hacer_582897/http://www.elconfidencial.com/autores/joan-tapia-158/El 9-N fue un gran día para Artur Mas, que pudo celebrar la seudoconsulta en la que se había empeñado gracias al pacto con las organizaciones transversales del independentismo que le facilitaron 40.000 sacrificados voluntarios. Y 2,3 millones de personas, el  35% del electorado potencial, fueron a las urnas con normalidad y seguramente ilusión en el llamado proceso participativo. Había ganado la partida a Mariano Rajoy, y al haberse plantado ante Madrid veía acrecentada su figura frente a la de Oriol Junqueras como líder del independentismo.

Y en los días siguientes, tanto la reacción de Rajoy de no querer negociar nada si había que hablar del referéndum (el miércoles 12), como la querella de la Fiscalía –con desavenencias entre la de Cataluña y el Fiscal General del Estado– confirmaron su imagen de héroe y víctima entre el electorado independentista.

Rajoy reaccionó con una destemplada negativa porque, al parecer, se sintió engañado. El Gobierno quiso evitar el espectáculo de un ruidoso choque de trenes y aceptó un discreto compromiso por el que Madrid no intervendría y miraría hacia otro lado si la Generalitat difuminaba su visibilidad en la consulta y el día 9 renunciaba al protagonismo cediendo la comunicación de los datos al democristiano Joan Rigol, que preside el Pacto Nacional por el Derecho a Decidir y que no tiene ningún cargo oficial. Y ahí parece que tuvo un papel la comisión Rigol-Arriola-Serrano cuya existencia fue revelada por El Periódico el sábado anterior al 9-N.

Por eso –según me asegura un muy alto cargo– el enojo y la irritación del Gobierno cuando vieron a primera hora del domingo que los datos eran facilitados por la vicepresidenta Joana Ortega y, sobre todo cuando por la noche Artur Mas compareció ante la prensa nacional e internacional como un vencedor. Aquello desencadenó la extraña intervención del ministro de Justicia cuando el Gobierno intentó evitar, in extremis, el ridículo ante su electorado. La frase textual escuchada es: “Ha sido demoledor, Artur Mas nos ha engañado pero no volverá a pasar, no va a haber otro 9-N en Cataluña, puedes estar seguro”.

El martes 25 de noviembre, cuando dio su conferencia, presentada casi como una encíclica papal, Artur Mas todavía saboreaba el éxito del 9-N e iba de ganador. Por eso dije en mi crónica del día siguiente que Mas se erigía en caudillo provisional y que exigía a Junqueras una lista única para unas elecciones plebiscitarias-referéndum, para dejar claro ante el mundo que Cataluña quería ser un Estado y alcanzar la independencia en 18 meses. Mas jugaba fuerte y algún conseller comentó –en voz baja– que levitaba un poco.

Pero las cosas han cambiado desde el 25 de noviembre y ahora Mas no sabe qué hacer. La prueba es que el conseller Homs afirmó ayer que no habría noticias sobre las posibles elecciones plebiscitarias durante unos días o semanas. ¿Qué ha pasado?

Sumario

Por una parte que el viaje de Rajoy a Barcelona el sábado siguiente a la conferencia, el 29 de noviembre, decepcionó a la opinión pública catalana que está suspirando por un diálogo que suavice, arregle o resuelva el conflicto. Pero –me dicen– la intención de Rajoy sólo era reconfortar al PPC –que sentía que había quedado en evidencia el 9-N porque pasó lo que siempre dijo que no sucedería– y lanzar al mensaje a Mas de que no movería ficha hasta después de ganar las elecciones autonómicas de mayo y las legislativas de otoño (suponiendo, claro, que las gane). En Moncloa admiten que Rajoy se sintió traicionado cuando el pasado diciembre Mas pactó la pregunta y la fecha de la consulta y dicen que ahora la decepción –y el enfado– es todavía mayor.

El estado de ánimo de Rajoy es su problema y seguramente se equivoca porque su enroque no se entiende en la sociedad catalana pero –insisten– ahora Mas ya sabe que convoque o no convoque, gane o no gane, Rajoy no va a moverse hasta vuelva a ser investido presidente de Gobierno (si lo es, claro).

Pero el lío en que Mas está metido y la indecisión subsecuente no obedece a la actitud de Rajoy sino a que en Cataluña las cosas no le salen. Pese a toda su presión y la de Carme Forcadell –que actúa como aliada de Mas y que riñó a Marta Rovira, la secretaria general de ERC, tras la conferencia de Oriol Junqueras (las televisiones recogieron la escena)–, Junqueras no ha cedido. El líder republicano cree que ERC no puede dar vacaciones a sus siglas y que el objetivo independentista común en el programa (e incluso una coincidencia parcial en el nombre de la candidatura y algún acto conjunto) es suficiente. No compra ni la lista única ni poner en el congelador a los partidos 18 meses. Y en privado en ERC dicen que quieren relegarlos porque la marca CDC –tras la confesión de Pujol–  ya no aporta nada.  

No obstante lo peor es que los números no acaban de cuadrar. Vamos primero al 9-N. Fueron a votar 2,3 millones de personas. Son muchas e indica que una parte significativa de Cataluña –el 35 o 36% del electorado potencial (mayor que el censo porque votaban los de 16 años y los extranjeros)– quiere un referéndum. La seudoconsulta fue un éxito, pero las consecuencias electorales son limitadas. Son sólo 200.000 más que los que votaron a los partidos soberanistas (los independentistas mas ICV) en las elecciones del 2012.

Y los que votaron sí-sí (independencia) fueron 1,8 millones. Así, el techo  independentista no se mueve o disminuye algo, porque sólo suma un poco más que el total de los votos de CiU, ERC, las CUP y otro pequeño partido que no sacó diputados en las elecciones del 2012 cuando el electorado potencial es mayor. E incluso puede que algunos votos sí-sí no vinieran de independentistas sino que fueran una protesta contra la política del PP respecto a Cataluña.

Sumario

Y con un techo independentista de 1,8 millones –justo la mitad del total de electores que acudieron a las urnas en el 2012– es difícil hacer aceptar este objetivo a los otros catalanes, al Estado español y a la Unión Europea. Con el 49 o el 51% de los votos se puede gobernar con comodidad pero es difícil proclamar la independencia y que en Madrid, Bruselas y Berlín te reconozcan.

Y el golpe de gracia que ha hecho ‘enfriar’ a Homs la perspectiva de las plebiscitarias ha sido la brutal coincidencia de las encuestas electorales de El Periódico de hace unos días y la de La Vanguardia del domingo. Ambas encuestas tienen un punto positivo para Artur Mas. Por primera vez en varios meses la estimación de voto de CiU vuelve a superar (por muy poco en El Periódico, por más en La Vanguardia) a la de ERC. Pero el resto de la encuesta es una ducha de agua fría tanto para Artur Mas como para Oriol Junqueras. Actualmente CiU y ERC tienen juntas 71 diputados, cuando la mayoría absoluta es de 68, y en ambas encuestas tras unas nuevas elecciones se quedarían en un máximo de 67 y un mínimo de 63 (El Periódico).

Y en el caso de una lista conjunta el descenso sería mayor ya que se quedarían en 58-60 para El Periódico y en 64 para La Vanguardia. Las razones de esta caída se encuentran en el ascenso de las CUP, en el más fuerte de Ciutadans y en la espectacular irrupción de  Podemos. Aunque aquí  hay discrepancia, ya que El Periódico le da a Podemos hasta 21 diputados (en el caso de lista conjunta CiU-ERC) mientras que para La Vanguardia nunca pasan de 15. Para Artur Mas este último dato es especialmente preocupante ya que con ICV, el PSC o incluso el PPC (lo hizo en el 2011) puede llegar a pactos, pero con Podemos –cuyo único líder conocido en Cataluña es Pablo Iglesias– y con Albert Rivera cualquier acuerdo parece más difícil.

Tras el éxito del 9-N, Mas vuelve a estar –glamour aparte– en unas condiciones similares o peores a las de hace unos meses. Convocar elecciones anticipadas puede ser jugar a la ruleta rusa y seguir gobernando tras el divorcio con ERC (que parece lanzada al maximalismo) y tras la bofetada a Miquel Iceta de la conferencia del 25 de noviembre, y sin presupuestos puede ser –lo dice un aliado político– una lenta agonía.

Un mes después del 9-N las cosas se han complicado mucho para Mas y para Rajoy, entre otras cosas porque la falta de voluntad de diálogo castiga. Y la encuesta mensual de El País del domingo daba como primer partido al PSOE de Pedro Sánchez. Tiene el valor que tiene, pero era algo impensable hace muy poco. Veremos lo que dice hoy Miquel Iceta en su conferencia ya que la nueva moda de los líderes catalanes es hablar y hablarse a través de conferencias a las que se invitan. Empezó Mas, siguió Junqueras, habla hoy Iceta y la semana que viene lo hará Joan Herrera. No consta que el orden esté pactado.]]>
<![CDATA[Mas se erige en caudillo provisional]]>2014-11-26T05:00:00+01:002014-11-26T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/confidencias-catalanas/2014-11-26/mas-se-erige-en-caudillo-provisional_506134/http://www.elconfidencial.com/autores/joan-tapia-158/Artur Mas ha ganado la batalla del 9-N. Frente a Rajoy, porque se celebró la seudoconsulta. Ante la sociedad catalana, porque 2,3 millones de catalanes, un 36% del electorado potencial, fueron a votar ordenadamente y con ilusión. Y ante ERC, porque el 9-N demostró que Mas es un jugador de fondo y que no se arruga. Junqueras no tiene tan claro ya el dominio del independentismo. Además, Mas se ha salido porque ha tenido una alianza (al menos provisional) con la ANC y Ómnium Cultural, las dos organizaciones que han montado las grandes manifestaciones de los tres últimos años.

Mas tiene pues más capital que hace un mes. Pero Rajoy sigue gobernando en Madrid. Y los datos reales del 11-N indican que el independentismo es fuerte y está cada día más movilizado, pero no ha progresado desde el 2012 (tampoco descendido). Los 1,8 millones de Sí/Sí del 9-N son los mismos que votaron a CiU, ERC y las CUP en las últimas elecciones. Y las últimas encuestas (La Razón, El Periódico de Catalunya y El Mundo) indican que CiU y ERC podrían no sumar, ni en lista única ni por separado, la mayoría absoluta que si conseguirían –no obstante– sumando a las CUP.

Tras el 9-N las encuestas dicen que ahora Mas puede ganar las elecciones, pero con menos de los 50 diputados que tiene actualmente. Y que la alianza CiU-ERC (con lista única o por separado) se arriesga a quedar por debajo no sólo de los 71 diputados actuales sino de los 68 que hacen la mayoría absoluta.

Y es que respecto a la independencia –según la mayoría de las encuestas, desde la del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat a la de El Periódico de Cataluña de después del 9-N– Cataluña está partida en dos mitades.

Pero Artur Mas, un voluntarista que cree que la virtud principal es la fuerza de carácter, parece no prestar atención a estos datos. Para él, la Cataluña que cuenta es la que se moviliza por la independencia. O la que, sin ser independentista, se siente agraviada por la sentencia del Estatut, por la cerrazón del gobierno de Rajoy y por las recientes querellas. Y que recrimina al PSOE –ayer Artur Mas lo volvió a recordar– su pasividad en los momentos finales del trámite del Estatut en el Constitucional. Hay una Cataluña que cree que el PP ataca al autogobierno, que ha perdido confianza en el PSOE y que está irritada con el sistema político español (cosa que el ascenso de Podemos demuestra que también ocurre en la sociedad española). Y Mas intenta arrastrar a esta Cataluña (el 70% que según las encuestas apoya la consulta) a votar por la independencia.

Sumario

Ayer, en un acto de acentos caudillistas ante 3.000 personas –entre los que había algunos representantes de la sociedad civil y muchos incondicionales–, y en el que se acabó coreando repetidamente el grito de independencia, Mas explicó con detalle su hoja de ruta. Empezó con un largo recorrido histórico en el que el Estado español salía siempre como culpable, prosiguió con la conversión de buena parte del catalanismo al independentismo tras el 2012 (rechazo del Estatut en el 2010 y del pacto fiscal ese mismo año) y acabó calificando al 9-N de “jornada espléndida y esplendorosa” en la que Cataluña había cambiado de estatus al alcanzar la mayoría de edad. Y luego propuso su receta para seguir hacia la independencia salvo que –hipótesis sobre la que se declaró muy escéptico– el Estado español cambiara realmente de actitud, ahora o tras las elecciones del 2015.

Como el Estado no ha dejado hacer la consulta legal y democrática, ha llegado el momento de ir a unas elecciones anticipadas que sustituyan a la consulta y dejen claro internamente, ante el Estado español y ante el mundo, la voluntad de Catalunya. Y aseguró que convocará estas elecciones normales si luego los partidos las convierten en unas elecciones plebiscitarias a través de una lista independentista que pueda obtener por ella sola (aunque haya más listas soberanistas) la mayoría absoluta. Ello implica un pacto con ERC para esa lista patriótica (no uso esta palabra) y uno de los objetivos del acto de ayer –aparte del impacto publicitario, pues fue  retransmitido íntegramente en directo por el canal informativo de TV3– fue lanzar una gran presión (a la que se espera que se sumen otras entidades independentistas) para que la reticente ERC acepte una lista única.

En esta línea, Mas dijo que hay momentos excepcionales en la vida de un país en los que hay que priorizar los ideales por encima de las ideologías y los intereses de partido, ya que el exceso de ideología puede poner de relieve (patada a la espinilla de ERC) la ausencia de ideales. Hay veces en que los partidos deben pensar que no trabajan para el presente sino que recogen la herencia de generaciones pasadas y la pasan a las generaciones del futuro. Para que Cataluña puede tener los instrumentos (que hoy no tiene y que la restricción autonómica del PP indica que dentro de España no tendrá) que le permitan ser un país como Dinamarca y Austria. Y contribuya así modestamente al progreso de la humanidad.

Y en medio de esta épica de subido tono nacionalista –el interés de la nación, definido por un caudillo provisional, está por encima de los intereses de los partidos– desgranó la lista a la que aspiraba y que –gesto de modestia– dijo que podía abrir pero también cerrar. La lista ganadora que Mas desea y exige estaría formada al 50% por representantes de los partidos que la apoyaran y al 50% por personalidades de la sociedad civil pactados por esos partidos.

Video embebido

Vídeo: Mas no adelantará las elecciones si no es para convertirlas en consulta

 

Además, el compromiso sería que el mandato fuera sólo para 18 meses y que después los elegidos no se pudieran volver a presentar. Y estos 18 meses sólo deberían servir para negociar la independencia, si fuera preciso con mediación internacional, para reforzar las estructuras de Estado, redactar mediante un proceso participativo la nueva Constitución y celebrar después en un solo día las elecciones constituyentes y el referéndum definitivo de independencia.

Exigía lista única, sacrificios a los partidos y muchas cosas, pero él tampoco se volvería a presentar. Sería pues sólo un caudillo provisional que pide sólo 18 meses más, pero sólo para negociar y alcanzar la independencia.

¿Proyecto épico y ambicioso o cuento chino? Es la hoja de ruta que vende un Mas crecido tras el 9-N y que cree que las querellas de la fiscalía le refuerzan. A la independencia a través de unas elecciones normales convertidas en plebiscitarias por unos partidos que se ponen entre paréntesis durante 18 meses para bajo la dirección de un líder o caudillo –que está dispuesto a ser el último de la lista pero que monta un gran acto publicitario a la americana con gotas de fervor patriótico resistente y que casi dicta excatedra lo que conviene al país– alcanzar la plenitud nacional y ser la Austria o la Dinamarca del Mediterráneo.

Pero, ¿cuándo estas elecciones? No se sabe, porque el propio Mas confesó que no sabía la fecha con exactitud, aunque mencionó dos escenarios  contradictorios. En un momento dijo que el Estado independiente tendría que estar proclamado a finales del 2016, o sea que las elecciones deberían ser ahora, pero en otros aseguró que no convocaría las elecciones si los partidos (CDC y ERC, aunque obvió sus nombres) no están por la labor. O sea que la legislatura también se podía alargar hasta el 2016.

Sumario

Mas quiere elecciones plebiscitarias pero –hoy por hoy– dice que sólo las hará si hay una lista conjunta CDC-ERC que además no sea sólo de partidos sino que –quizás estudie el fenómeno Podemos o busque impactos publicitarios con la incorporación de personas como Guardiola o Lluis Llach– adquiera mayor respetabilidad social que la que tienen los dos partidos (uno de ellos, CDC, muy tocado por el caso Pujol).

Así pues, toda la presión para Junqueras. Si no avala la lista conjunta puede ser el culpable de que Cataluña no aproveche su momento histórico. Y ninguneo educado –Mas nunca pierde las formas– a Duran i Lleida, su socio y aliado democristiano. En momentos normales, Mas tampoco sería partidario de tantos procesos electorales (Duran le dijo a Josep Cuní la noche del lunes en TV8 que no era partidario de volver a hacer elecciones) pero aseguró que no vivimos tiempos normales cuando cada año salen a la calle a manifestarse millón y medio de personas, cuando 2,3 millones acuden a un proceso participativo, cuando el Tribunal Constitucional recorta a la brava un Estatut que había sido negociado y pactado en el Congreso y aprobado por los catalanes en referéndum, cuando los ciudadanos catalanes no puede expresar su opinión sobre el futuro que desean y cuando a algunos miembros del gobierno catalán se les quiere llevar a los tribunales por dejar que la gente se exprese, algo en lo que están dispuestos a reincidir. Aquí el auditorio se vino abajo. Los asistentes se pusieron en pie y aplaudieron largamente. Junqueras dudó, miró a su alrededor… y se levantó.

Así están las cosas. Y el mal arreglo (siempre mejor que un buen pleito que además no es bueno y puede tener indeseadas consecuencias para todos) no es fácil. Primero porque el PP, –antes en la oposición pero pero ahora en el Gobierno– ha demostrado falta de comprensión e inteligencia para hacer propuestas y emprender negociaciones que puedan generar complicidad en la sociedad catalana y presionar a Mas para negociar pactos cuyo final pueda no ser la independencia. Y el PSOE está en la oposición y demostró falta de decisión. Zapatero votó el Estatut pero luego se asustó. Ningún partido español se atreve a reconocer (por miedo al otro partido, a sus barones autonómicos o a la opinión pública) que el problema catalán no se limita a la autonomía. Y hay miedo a proponer una solución asimétrica para Cataluña cuando la España actual vive con la asimetría para Euskadi y para Navarra (en este caso hasta Franco la respetó).

Pero Artur Mas tampoco puede ganar porque media Cataluña estará molesta (la desafección ha crecido en los últimos años) pero todavía –repito lo de todavía– no cree que la mejor solución sea correr con los riesgos (incluidos los europeos) de salir de España. Por eso –y por el auge de Podemos– las últimas encuestas no les dan a CiU y a ERC la mayoría absoluta.

¿Estamos pues condenados a vivir, no ya en una conllevancia complicada, sino en un escenario de enfrenamiento continuo durante bastantes años? Puede, porque es difícil que un problema político complejo y que se ha envenenado en los últimos años (en parte porque el PP quería echar a Zapatero como fuera y el Estatut era goloso) se pueda resolver sólo con el ‘no’ a todo lo que piden las fuerzas que ganan elecciones en Cataluña más la invocación continua de la legalidad y, en casos extremos, las querellas de una fiscalía que tampoco es unánime.        

]]>
<![CDATA[Sobrevivir a un 'gestor estrella']]>2014-10-24T05:00:00+02:002014-10-24T05:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/economia/basado-en-la-evidencia/2014-10-24/sobrevivir-a-un-gestor-estrella_405004/http://www.elconfidencial.com/autores/pablo-zamorano-287/Salidas de 'gestores estrella', como la de Bill Gross de la firma americana Pimco o de la Francisco García Paramés en Bestinver, con la posterior retirada de un volumen importante de fondos por parte de los inversores, han puesto de nuevo de actualidad el debate: ¿hasta qué punto debo fiar toda la imagen de mi empresa o firma a la de mi gestor estrella?

La pasada semana, Laurence Fink, primer ejecutivo de BlackRock, una de las mayores gestoras del mundo y 'rival' de Pimco, aprovechaba una conferencia telefónica de presentación de resultados trimestrales con analistas e inversores para resaltar las diferencias de su gestora con la competencia. Así, como publicaba The Wall Street Journal, Fink manifestó que los inversores estaban apostando por BlackRock frente a otras gestoras (en clara alusión a Pimco) por su modelo de negocio basado en el enfoque de inversión del equipo, amplia gama de servicios y su estabilidad. BlackRock recibió durante los primeros nueve meses del año entradas netas de 48.000 millones de dólares, mientras que Pimco vio como sólo tres días después de la salida de Gross se produjeron retiradas por valor de 23.500 millones de dólares.

En España, la marcha de Paramés ha supuesto para Bestinver la retirada de más de 700 millones de euros. El cambio de firma de otros gestores estrella como Iván Martín de Santander AM o la de Firmino Morgado, de Fidelity, produjo también merma en ambos casos. Por supuesto que en la retirada de estos fondos hay probablemente también otros motivos (como la propia situación de los mercados), pero desde luego no es casual que también se hayan producido justo después de tan sonadas despedidas. El dinero, ya saben, huye siempre de la incertidumbre.

¿Quieren decir estos casos que la comunicación no debería estar centrada en los gestores estrella para evitar males mayores en caso de su ausencia? ¿Qué el modelo de BlackRock es mejor que el de la Pimco de Bill Gross? 

Sumario

La revista americana Newsweek analizaba hace una década los efectos de un excesivo protagonismo y poder de los consejeros delegados y como ello había producido escándalos en la gestión de empresas, como WorldCom, Enron o muchas de las compañías nacidas en la 'burbuja puntocom'. Para evitarlo, listaba una serie de consejos a directivos para “construir al mejor CEO” entre los que destacaría uno: “You are not the boss, the board is” (Tú no eres el jefe, el consejo lo es”).

Posicionar a tu gestor estrella o primer ejecutivo, poniendo en valor sus destrezas y resultados, no sólo es apropiado, sino necesario. Pero hacerlo con una sobreexposición en un momento donde quizá éste también haya ganado una cuota excesiva de poder dentro de la firma puede derivar en situaciones como las de Pimco o Bestinver, donde se olvida, al menos públicamente, el concepto compañía (accionistas, equipo, performance, etc) o “quién es el jefe” y todo se individualiza (Bill Gross, Francisco García Paramés, Steve Jobs, Richard Brandson…).

Por ello, es importante tener claros los objetivos y propósito o misión de la compañía para construir sobre ello un perfil público, donde el gestor/es sean un elemento más que sume valor al todo y no el todo sobre el que descanse la imagen y reputación de la compañía.

De hecho, según la última edición del European Communication Monitor, realizado entre profesionales de la comunicación de 42 países, los dos principales ejes de actuación sobre los que se trabajará en comunicación en Europa hasta 2017 son, por este orden, alinear la estrategia de negocio con la de comunicación (44,9%) y crear y reforzar la confianza de la entidad con sus stakeholders (38,7%). El posicionamiento del CEO o primer ejecutivo será un área de desarrollo que se realizará para impulsar y reforzar las dos primeras, no de manera aislada. Es decir, primará la compañía y su propósito corporativo frente al resto, que siempre estará al servicio de esta misión.

Las firmas y empresas que perduran en el tiempo, no nos olvidemos, son las que logran transcender de personalismos (incluso de sus fundadores) para mostrar un saber hacer y unos resultados que no pueden dejar de ser fruto de un trabajo equipo. Pimco debe “sobrevivir” a Bill Gross, como Bestinver a Francisco García Paramés en las gestoras, igual que por circunstancias bien distintas Santander o El Corte Inglés deberían ayudarnos a “olvidar” pronto (entiéndase bien) a Emilio Botín o Isidoro Álvarez. Y para lograrlo, no sólo hay que tomar decisiones de negocio, sino también de comunicación.

]]>
Salidas de 'gestores estrella', como la de Bill Gross de la firma americana Pimco o de la Francisco García Paramés en Bestinver, con la posterior retirada de un volumen importante de fondos por parte de los inversores, han puesto de nuevo de actualidad el debate: ¿hasta qué punto debo fiar toda la imagen de mi empresa o firma a la de mi gestor estrella?

La pasada semana, Laurence Fink, primer ejecutivo de BlackRock, una de las mayores gestoras del mundo y 'rival' de Pimco, aprovechaba una conferencia telefónica de presentación de resultados trimestrales con analistas e inversores para resaltar las diferencias de su gestora con la competencia. Así, como publicaba The Wall Street Journal, Fink manifestó que los inversores estaban apostando por BlackRock frente a otras gestoras (en clara alusión a Pimco) por su modelo de negocio basado en el enfoque de inversión del equipo, amplia gama de servicios y su estabilidad. BlackRock recibió durante los primeros nueve meses del año entradas netas de 48.000 millones de dólares, mientras que Pimco vio como sólo tres días después de la salida de Gross se produjeron retiradas por valor de 23.500 millones de dólares.

En España, la marcha de Paramés ha supuesto para Bestinver la retirada de más de 700 millones de euros. El cambio de firma de otros gestores estrella como Iván Martín de Santander AM o la de Firmino Morgado, de Fidelity, produjo también merma en ambos casos. Por supuesto que en la retirada de estos fondos hay probablemente también otros motivos (como la propia situación de los mercados), pero desde luego no es casual que también se hayan producido justo después de tan sonadas despedidas. El dinero, ya saben, huye siempre de la incertidumbre.

¿Quieren decir estos casos que la comunicación no debería estar centrada en los gestores estrella para evitar males mayores en caso de su ausencia? ¿Qué el modelo de BlackRock es mejor que el de la Pimco de Bill Gross? 

Sumario

La revista americana Newsweek analizaba hace una década los efectos de un excesivo protagonismo y poder de los consejeros delegados y como ello había producido escándalos en la gestión de empresas, como WorldCom, Enron o muchas de las compañías nacidas en la 'burbuja puntocom'. Para evitarlo, listaba una serie de consejos a directivos para “construir al mejor CEO” entre los que destacaría uno: “You are not the boss, the board is” (Tú no eres el jefe, el consejo lo es”).

Posicionar a tu gestor estrella o primer ejecutivo, poniendo en valor sus destrezas y resultados, no sólo es apropiado, sino necesario. Pero hacerlo con una sobreexposición en un momento donde quizá éste también haya ganado una cuota excesiva de poder dentro de la firma puede derivar en situaciones como las de Pimco o Bestinver, donde se olvida, al menos públicamente, el concepto compañía (accionistas, equipo, performance, etc) o “quién es el jefe” y todo se individualiza (Bill Gross, Francisco García Paramés, Steve Jobs, Richard Brandson…).

Por ello, es importante tener claros los objetivos y propósito o misión de la compañía para construir sobre ello un perfil público, donde el gestor/es sean un elemento más que sume valor al todo y no el todo sobre el que descanse la imagen y reputación de la compañía.

De hecho, según la última edición del European Communication Monitor, realizado entre profesionales de la comunicación de 42 países, los dos principales ejes de actuación sobre los que se trabajará en comunicación en Europa hasta 2017 son, por este orden, alinear la estrategia de negocio con la de comunicación (44,9%) y crear y reforzar la confianza de la entidad con sus stakeholders (38,7%). El posicionamiento del CEO o primer ejecutivo será un área de desarrollo que se realizará para impulsar y reforzar las dos primeras, no de manera aislada. Es decir, primará la compañía y su propósito corporativo frente al resto, que siempre estará al servicio de esta misión.

Las firmas y empresas que perduran en el tiempo, no nos olvidemos, son las que logran transcender de personalismos (incluso de sus fundadores) para mostrar un saber hacer y unos resultados que no pueden dejar de ser fruto de un trabajo equipo. Pimco debe “sobrevivir” a Bill Gross, como Bestinver a Francisco García Paramés en las gestoras, igual que por circunstancias bien distintas Santander o El Corte Inglés deberían ayudarnos a “olvidar” pronto (entiéndase bien) a Emilio Botín o Isidoro Álvarez. Y para lograrlo, no sólo hay que tomar decisiones de negocio, sino también de comunicación.

]]>
<![CDATA[El 'lobby' transparente, bueno para la democracia]]>2014-04-02T05:00:00+02:002014-04-02T05:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/economia/basado-en-la-evidencia/2014-04-02/el-lobby-transparente-bueno-para-la-democracia_110534/http://www.elconfidencial.com/autores/santiago-esteban-326/¿Qué es el lobby? Muchos ciudadanos no lo tienen muy claro. La mayoría no sabe bien qué es, por qué existe y para qué sirve. A menudo, la percepción de esta actividad no es muy positiva en España. Se suele asociar con prácticas ilícitas como tráfico de influencias, donaciones anónimas y otras. Las numerosas películas de Hollywood sobre este tema no han ayudado mucho a mejorar su imagen. Denominar ‘grupos de presión’ o ‘de influencia’ a los que trabajan en esta actividad, tampoco.

Pero el lobby no es eso. Si nos atenemos a su significado, el término es un anglicismo cuya traducción más cercana sería “vestíbulo”. Es decir, un lugar donde se reúne la gente para dialogar. ‘Dialogar’ –que no influir es la palabra clave para entender esta práctica. Hay que remontarse al siglo XVIII para ver su nacimiento, cuando los miembros del Parlamento Británico iniciaron así esta forma de hacer política.

APRI, la Asociación de Profesionales de las Relaciones Institucionales define el lobby como “el traslado de intereses privados a las instituciones públicas que son las que, finalmente, legislan sobre todos los sectores de la sociedad. En otras palabras, es el acercamiento de la sociedad civil, de las empresas y de los distintos colectivos sociales a las leyes y reglas que se aprueban en un sistema democrático”.

SumarioEl lobby bien entendido y el que debe imperar es una actividad que promueve el diálogo entre el poder y los diferentes grupos de la sociedad. Es beneficioso que las autoridades nacionales, europeas y autonómicas escuchen y dialoguen con los afectados por la actividad legislativa. Los Gobiernos toman decisiones que afectan al futuro de los intereses privados en distintos temas y el diálogo transparente de ambas partes puede ayudar a prevenir efectos contra los intereses generales. Defenderlos es la labor primera de los Gobiernos y debe ser su prioridad. El diálogo entre lo público y lo privado es esencial y ayuda a construir un cuerpo legislativo equilibrado.

Los políticos son conscientes de la importancia de esta actividad, aunque todavía hay un amplio recorrido para la mejora. En una encuesta realizada hace poco por Burson-Marsteller entre autoridades de todos los países de la UE, los resultados muestran que para un 48% de los parlamentarios españoles, el lobby es útil para compartir experiencias y resulta constructivo en el proceso de toma de decisiones (45%). También es verdad que los mismos valoran muy bajo la profesionalidad del lobbista como una ayuda eficaz: sólo un 10% en España, frente al 50% de los encuestados en el resto de los países europeos.

Este dato puede ser una de las razones por las que esta práctica no tiene una percepción positiva en España. Hay otras tres causas principales, a mi juicio: la primera es que casi nadie ha sabido comunicar adecuadamente los beneficios del lobby a los ciudadanos. La segunda es la falta de transparencia que ha imperado en este ejercicio hasta la fecha. Se ha pecado de opacidad y secretismo, aumentando la desconfianza hacia las instituciones y autoridades políticas. La tercera es la creencia de que los lobbistas se rigen únicamente por intereses individuales, sin preocuparse del interés común. Es cierto que puede ser así en algunos casos, pero son mínimos.

SumarioQuizá una solución para mejorar la percepción sobre el lobby en nuestro país sería imitar aspectos del modelo anglosajón. En Estados Unidos los profesionales de este sector cuentan con oficinas en el Congreso y llevan un registro público de todos sus encuentros y los temas tratados en ellos, así como su forma de financiación, miembros e intereses. Más cerca, en Bruselas, también se hace así. Nos llevan años en este terreno. Salvo casos puntuales, tanto las autoridades como las instituciones han entendido e interiorizado que la transparencia es la clave. De ahí la normalización de esta actividad entre la gente.

Un paso adelante en nuestro país podría ser la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, que se encuentra en fase de desarrollo tras ser aprobada por el Consejo de Ministros en julio de 2012. El Gobierno tiene previsto regular aspectos del lobby en esta nueva normativa. Veremos hasta dónde llega.

Si trabajamos en el diálogo y la transparencia, el lobby se convertirá no sólo en una práctica positiva para la democracia y el progreso, sino necesaria. No es casualidad que ninguna dictadura permita esta actividad. Allí no hay diálogo entre los ciudadanos y el poder, ni influencia de la Sociedad Civil en la toma de decisiones políticas. Aquí, al menos, las peticiones de los ciudadanos pueden ser escuchadas y tenidas en cuenta a través de esta vía también.

*Santiago Esteban, Comunicación Corporativa de Burson-Marsteller

]]>
<![CDATA[El ‘sentimiento Crimea’ en la empresa]]>2014-03-19T06:00:00+01:002014-03-19T06:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/economia/basado-en-la-evidencia/2014-03-19/el-sentimiento-crimea-en-la-empresa_103867/http://www.elconfidencial.com/autores/ignacio-ruperez-larrea-315/Sigo con atención los acontecimientos en Crimea, no solo por la gravedad del tono que están tomando ni por sus consecuencias geopolíticas o económicas. Hay un elemento que me llama especialmente la atención, sobre todo tras el referéndum del domingo. Cuando veo los resultados de la consulta, pienso en cómo debe ser vivir en un lugar con el que no te sientes identificado, al que no crees pertenecer. El eterno problema de la identidad.

Llevándolo a nuestro terreno (la comunicación financiera y corporativa), y salvando las distancias, la identidad corporativa está compuesta por unos valores, una marca, una historia común y una cultura, de modo similar a lo que ocurre con la identidad de un país. En el caso de las empresas, la identidad no siempre está clara y en muchos casos se ha quedado en teoría no del todo asimilada por los empleados.

SumarioSin embargo, y ligándolo con otro de los temas de la semana −la operación de Vodafone y ONO−, existe un caso claro en el que ‘afloran’ las identidades corporativas de manera muy clara: cuando dos compañías se fusionan. Es en ese momento, por comparación, cuando de forma más evidente se manifiesta la identidad de las empresas, entre los directivos que firman el acuerdo de fusión pero también entre los empleados. Como dice el refrán “nadie sabe realmente lo que tiene hasta que lo pierde” y de este modo se da la paradoja de que empleados que hasta ese momento podrían haber criticado a su empresa en el descanso del café, ahora defiendan su identidad corporativa frente a la nueva compañía que se integra. En el caso de la empresa absorbida, es en ese momento cuando puede producirse el sentimiento Crimea: la sensación de estar en una empresa a la que no crees pertenecer.

Por eso, las fusiones y adquisiciones son procesos que requieren de un gran esfuerzo de comunicación externa e interna. Los cambios siempre asustan y es clave acallar rumores, gestionar expectativas e intentar que la integración sea lo menos traumática posible. No solo para evitar conflictos, sino porque una buena gestión del cambio puede tener efectos en la productividad. Según un estudio realizado por la consultora americana Gallup entre 350.000 trabajadores, un empleado comprometido y alineado con la compañía en la que trabaja puede ser hasta un 43% más productivo, generar hasta un 23% más de ingresos y tienen un 87% menos de probabilidades de cambiar de trabajo. 

SumarioEs importante tener esto en cuenta, ahora que el mercado de fusiones y adquisiciones parece animarse. Por volumen, el ranking de Thomson-Reuters valora las operaciones cerradas en 2013 en 50.800 millones de dólares frente a los 76.875 del año anterior, es decir, un 30% menos que en 2012. Sin embargo, todos conocemos el cambio de percepción sobre España que se ha producido y en enero de 2014 se han superado los 10.440 millones de euros, rebasando su último máximo mensual de julio de 2013, según el Informe Mensual Ibérico de Transactional Track Record. También el banco de inversión OnetoOne, que cifró en 1.500 las transacciones cerradas en España en 2013 (un 18% menos que en el año anterior), augura que en 2014 se cerrarán unas 2.000.

Por supuesto que no existe una receta para hacer que una fusión o una adquisición sea digerida positivamente por los empleados. Sin embargo, si volvemos al ejemplo de un país, vemos que los grandes cambios requieren de grandes líderes. El papel del consejero delegado y de la dirección es fundamental para explicar los planes de futuro hacia el exterior (según un estudio de Burson-Marsteller entre 1.040 personalidades influyentes de la esfera empresarial, la mayoría considera que el 50% de la reputación de una compañía es atribuible a su CEO) y, sobre todo hacia el interior. Los empleados, a fin de cuentas, son quienes ejecutarán esos planes de futuro, por lo que es conveniente explicárselos bien, motivarles, inspirarles e involucrarles.

*Ignacio Rupérez Larrea. Comunicación especializada en Burson-Marsteller. 

]]>
<![CDATA[Huele a tongo, lean los periódicos]]>2013-09-01T06:00:00+02:002013-09-01T06:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/dramatis-personae/2013-09-01/huele-a-tongo-lean-los-periodicos_23494/http://www.elconfidencial.com/autores/jose-luis-gonzalez-quiros-167/La moraleja de un viejo chiste de la época franquista aconsejaba “menos viajar y más leer los periódicos” para que las buenas gentes pudieran estar al tanto de las grandes realizaciones del régimen que algunos, demasiado aficionados a su propio criterio, decían no haber visto en los lugares en que se suponía que debían estar. Claro es que el viejo general siempre 'tuvo suerte' con los periodistas, según afirmó en varias oportunidades, y, en efecto, cada primero de octubre la prensa celebraba unánimemente el aniversario de la exaltación de Franco a la Jefatura del Estado. Ahora ya no dependemos de un franquismo, si acaso de dos, como dice un buen amigo, y la prensa ya no es tan dócil como acaso convenga a los mandamases, pero algo se puede ir haciendo porque, quien más quien menos, todo el mundo necesita apoyos y la mano del Gobierno puede ser lenta pero es larga, y una opinión favorable es un tesoro que hay que cuidar a cualquier precio.

Un titular vale más que mil palabras

A los dirigentes del PP no les faltan los problemas, pero, de tantos que son, conservan el privilegio de escogerlos y obtienen algún éxito por el procedimiento de apuntarse el mero paso de los meses y olvidarse cuanto sea necesario de lo que es su responsabilidad directa: a esto se le llama confeccionar una agenda, de manera que el presidente pueda ir de evento en evento sin salpicarse más de lo debido con los lodos creados por los polvos de Gürtel y de Bárcenas, sin tener que dar explicaciones porque el déficit y la deuda se desmanden, o porque las expectativas sigan siendo de color de hormiga, ya que eso siempre se va a arreglar en los trimestres que vienen, y llegarán a tiempo, seguro. Si alguien esperaba un septiembre calentito, que se entere de que Rajoy va a moverse más que el baúl de la Piquer.

Rajoy, acompañado de Pastor y Feijóo, en Pontevedra. (Efe)De acuerdo con ese plan para la fabricación de noticias favorables, Rajoy ha comenzado el curso en Galicia, ante un público muy selecto y bastante adicto, y ha afirmado con un énfasis muy oportuno que nadie va a apartarle del camino trazado. Es la ventaja que tienen las mayorías absolutas cuando sus integrantes, al parecer, no se deben a nadie, aparte de a Rajoy mismo. Esto da lugar a un interesante fenómeno que, no nos engañemos, tampoco es nuevo: la diferencia entre lo que dicen, o callan, los diputados cuando están expuestos, y lo que afirman cuando vuelven al estado de normalidad, siempre por poco tiempo, adquiere caracteres de distancia sideral. Lo veremos cuando se reúna el Comité Ejecutivo del PP, otro órgano pensado para el debate de ideas, y podamos asistir a una unanimidad estruendosa. Un titular a tiempo reflejando el aplauso satisfecho de tantos líderes reunidos acabará con todas las maledicencias y los malos pensamientos, al menos por otra semana.

La judicialización de la política

Judicializar la política es una operación de alto riesgo, salvo que, de manera previa y concienzuda, se haya politizado la justicia y reservado y puesto al día la vía del indulto por si algo no va del todo bien. No obstante, como lo de la judicialización de la política es un invento bastante original, sin demasiados antecedentes en el derecho político comparado, el mecanismo puede producir algunas disfunciones capaces de molestar el merecido descanso de los afectados. Así, por ejemplo, podría pensarse que el porvenir del PP acabe dependiendo del cálculo de los abogados dedicados a rescatar a Bárcenas de las garras de una maquinaria desajustada. Tras una larga y fructífera relación política, profesional y laboral, lo lógico sería pensar que a ambos, a Bárcenas y a los actuales dirigentes del PP,  les podría convenir una solución, digamos, armónica, una vez que el buen sentido y los cálculos serenos les lleven a poner de acuerdo las agendas. Al fin y al cabo Rajoy sólo le dijo a Bárcenas que sería difícil, no que fuera imposible. ¿Será hacedero? ¿Se prestarán a ello los halcones del derecho a saber?

Luis bárcenasLos tongos bien ejecutados suelen ser muy beneficiosos para los partícipes y sólo perjudican a uno que no se entera, al público en general: en esto se parecen mucho a mecanismos de financiación que están en la mente de todos. En cuanto al supuesto tercero en discordia, al PSOE, podría venirle muy bien el lento declive de la mayoría hasta parar en nada, en lo suficientemente poco como para sacar completamente al viejo partido felipista del agujero negro en que había ido a parar con el zapaterismo. 

El álgebra de las curvas

El único milagro que no se podrá discutir a Rajoy es el de haber recuperado al PSOE: le está costando, pero el asunto va bien. Según los datos del CIS, tanto el PP como el PSOE llevan una trayectoria uniformemente descendente, pero, aparentemente, conservando las distancias. Estas curvas de descenso parecen mostrar ya, y veremos lo que dicen las próximas, una tendencia levemente divergente, pero todavía es pronto para asustarse. De confirmarse el análisis fino, el PSOE empezaría a desperezarse y el PP continuaría acelerando hacia el despeñadero y a la espera del milagro. Para saber cómo habría de ser el milagro es todavía pronto, pero en Génova, un puñado de mentes privilegiadas está trabajando en la explicación. En cualquier caso, nadie será capaz de negar un carácter casi sobrenatural al mantenimiento del PP, con los portavoces que tiene. De producirse el portento, lo que no se puede descartar será uno de esos milagros no del todo insólitos, porque los imposibles, ya se vio en Andalucía, se resisten un poco a la magia de la inteligencia genovesa. Pero cabe recordar que quien ha sido capaz de fabricar una secretaria general de diseño, a base de inputs en la calculadora, bien podrá darle la vuelta a la tortilla llegado el momento, sobre todo si la prensa ayuda, el tongo es bien recibido y el sectarismo sigue de moda.

 

]]>
<![CDATA[La larga marcha de Rajoy]]>2013-08-25T06:00:00+02:002013-08-25T06:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/dramatis-personae/2013-08-25/la-larga-marcha-de-rajoy_20777/http://www.elconfidencial.com/autores/jose-luis-gonzalez-quiros-167/“¡Ya viene el cortejo!  Ya se oyen los claros clarines. ¡La espada se anuncia con vivo reflejo; ya viene, oro y hierro, el cortejo de los paladines!” Estos versos de Rubén Darío que encabezan su Marcha Triunfal habrán venido al recuerdo de cuantos hayan visto la foto, meditada, simbólica, paradigmática, de Rajoy iniciando un largo paseo de 800 metros por las complicadas sendas de los bosques galaicos. Acompañado de sus fieles gallegos, por su orden y jerarquía, como conviene, el presidente mira al frente, avanza decidido, es claro que, más allá de la cortedad de la etapa, el horizonte está despejado y que no falta determinación de victoria.

Rajoy no da puntada sin hilo, y ni siquiera descansa merecidamente a tiempo completo, pues no de otra manera se puede explicar la presencia de tan nutrida mesnada en horas de reposo: desde la ministra de Fomento, que, una vez culminada su solidaridad con las víctimas del tren santiagués, tiene tiempo para acompañar a Rajoy en tan decisivo trance, como corresponde a una colaboradora fiel, discreta, entregada y siempre dispuesta a explicar lo que haga falta, hasta el eficaz presidente de Galicia, pasando por todo aquel que sea, al menos, director general, o secretario ejecutivo en la vieja tierra gallega.

Se cumple a la letra lo de que una imagen vale más que mil palabras. Como en El Quijote, nuestro héroe podría exclamar: “Leoncitos a mí”, sea por Bárcenas o por cualquier otra menudencia. Que los rivales tomen nota, Rajoy no está solo ni cariacontecido y marcha decidido a celebrar su victoria. Rubén termina su poema ensalzando al “héroe que guía su grupo de jóvenes fieros; / al que ama la insignia del suelo materno; / al que ha desafiado, ceñido el acero y el arma en la mano, / los soles del rojo verano, / las nieves y vientos del gélido invierno”.

La crisis de gobierno y el gobierno de la crisis

El equipo de Gobierno de Rajoy. (EFE)Me temo que, tras un baño de brillos y unidades como el del paseo pontevedrés, Rajoy se habrá olvidado de la crisis de Gobierno, que no deja de ser un recurso muy manido para un líder tan sobrado. Rajoy preferirá seguramente gobernar la crisis que cambiar de equipo habitual, táctica que queda para tipos menos imaginativos y más indecisos.

Rajoy sabe escoger los escenarios más favorables, la exportación, la prima de riesgo, y los puntos en que puede lucir con más brillo su determinación, como el caso de Gibraltar con el que, además, entronca con una vieja tradición de la derecha más genuinamente ibérica y da la vuelta a los graves errores de los Moratinos y las damas rubias y complacientes que se han ocupado de un asunto tan candente antes de su llegada al Gobierno. Acaso le pidan un leve toque en el partido, pero eso sería tanto como admitir que algo se ha hecho mal, y no es el caso. Rajoy es de los que piensan que si un cambio sale mal, no debiera haberse hecho y si, raramente, algo sale bien, se sienta un peligroso precedente, así que para qué andar tentando a la bicha.

Juan Belmonte y los portavoces

En Juan Belmonte, matador de toros, cuenta Chaves Nogales un caso en el que el torero de Triana fue invitado a visitar un manicomio en el que un antibelmontista furibundo estaba casi curado de la horrible manía que le llevaba a ir de plaza en plaza zahiriendo con las más graves y horrorosas palabras a Belmonte, hiciere el diestro lo que hiciese. El torero, amable siempre que podía, se entrevistó con la antigua fiera partidaria de Joselito y encontró que, al fin y al cabo, se trataba de un hombre normal, una vez curado de esa extraña fobia.

La ministra de Fomento, Ana Pastor. (EFE)Se me ocurre que habría que pasar por ese manicomio sabio a nuestros portavoces, a esos individuos que entienden la política como un perpetuo reproche a su rival, de tan poco que estiman nuestra inteligencia. El caso más reciente tal vez sea el de Hernando al que se le ha ocurrido sugerir que la responsabilidad política del terrible accidente ferroviario de Galicia podría recaer en José Blanco, sin reparar que doña Ana Pastor va para dos años al frente del negociado, que fue ella quien puso en circulación unos trenes que no se entienden con la vía, y que, extrañamente, nadie en Adif parece saber quién es exactamente el responsable de la seguridad en ese maldito rincón. Es lo que tiene entender la política de manera maniquea, que más se parece a ejercicio de orates fanáticos que a una actividad que tenga que ver mínimamente con la cabeza.

Adif en plan Fuenteovejuna

Gonzalo Ferre (Adif) y Julio Gómez-Pomar (Renfe). (EFE)En Adif no saben quién es exactamente el responsable de que la señalización de la vía a Santiago sea deficiente, lo que es mucho no saber. En el fondo, eso equivale a un Fuenteovejuna, a confesar que entre todos mataron al Comendador y que el responsable último es un político, no un ingeniero. El juez Aláez ha dejado, indirectamente, en ridículo a los diputados que escucharon las largas e insulsas explicaciones de los presidentes de Renfe y Adif, seguidas luego por las de la ministra del ramo, y sin que hicieran ninguna observación realmente crítica ante semejantes panegíricos de su labor.

Este periódico ha sacado a la luz la disconformidad de una diputada madrileña, María Teresa Gómez Limón, a la que se pondrá brevemente en cuarentena, porque se ha quejado de que se pretenda cargar exclusivamente sobre el maquinista la responsabilidad de un suceso tan grave, pero los políticos son así, siempre mirando al frente, sin escuchar las quejas de los descontentos, con la mirada perdida en el infinito, en la victoria. Es claro, no obstante, que no siempre aciertan.

 

]]>
“¡Ya viene el cortejo!  Ya se oyen los claros clarines. ¡La espada se anuncia con vivo reflejo; ya viene, oro y hierro, el cortejo de los paladines!” Estos versos de Rubén Darío que encabezan su Marcha Triunfal habrán venido al recuerdo de cuantos hayan visto la foto, meditada, simbólica, paradigmática, de Rajoy iniciando un largo paseo de 800 metros por las complicadas sendas de los bosques galaicos. Acompañado de sus fieles gallegos, por su orden y jerarquía, como conviene, el presidente mira al frente, avanza decidido, es claro que, más allá de la cortedad de la etapa, el horizonte está despejado y que no falta determinación de victoria.

Rajoy no da puntada sin hilo, y ni siquiera descansa merecidamente a tiempo completo, pues no de otra manera se puede explicar la presencia de tan nutrida mesnada en horas de reposo: desde la ministra de Fomento, que, una vez culminada su solidaridad con las víctimas del tren santiagués, tiene tiempo para acompañar a Rajoy en tan decisivo trance, como corresponde a una colaboradora fiel, discreta, entregada y siempre dispuesta a explicar lo que haga falta, hasta el eficaz presidente de Galicia, pasando por todo aquel que sea, al menos, director general, o secretario ejecutivo en la vieja tierra gallega.

Se cumple a la letra lo de que una imagen vale más que mil palabras. Como en El Quijote, nuestro héroe podría exclamar: “Leoncitos a mí”, sea por Bárcenas o por cualquier otra menudencia. Que los rivales tomen nota, Rajoy no está solo ni cariacontecido y marcha decidido a celebrar su victoria. Rubén termina su poema ensalzando al “héroe que guía su grupo de jóvenes fieros; / al que ama la insignia del suelo materno; / al que ha desafiado, ceñido el acero y el arma en la mano, / los soles del rojo verano, / las nieves y vientos del gélido invierno”.

La crisis de gobierno y el gobierno de la crisis

El equipo de Gobierno de Rajoy. (EFE)Me temo que, tras un baño de brillos y unidades como el del paseo pontevedrés, Rajoy se habrá olvidado de la crisis de Gobierno, que no deja de ser un recurso muy manido para un líder tan sobrado. Rajoy preferirá seguramente gobernar la crisis que cambiar de equipo habitual, táctica que queda para tipos menos imaginativos y más indecisos.

Rajoy sabe escoger los escenarios más favorables, la exportación, la prima de riesgo, y los puntos en que puede lucir con más brillo su determinación, como el caso de Gibraltar con el que, además, entronca con una vieja tradición de la derecha más genuinamente ibérica y da la vuelta a los graves errores de los Moratinos y las damas rubias y complacientes que se han ocupado de un asunto tan candente antes de su llegada al Gobierno. Acaso le pidan un leve toque en el partido, pero eso sería tanto como admitir que algo se ha hecho mal, y no es el caso. Rajoy es de los que piensan que si un cambio sale mal, no debiera haberse hecho y si, raramente, algo sale bien, se sienta un peligroso precedente, así que para qué andar tentando a la bicha.

Juan Belmonte y los portavoces

En Juan Belmonte, matador de toros, cuenta Chaves Nogales un caso en el que el torero de Triana fue invitado a visitar un manicomio en el que un antibelmontista furibundo estaba casi curado de la horrible manía que le llevaba a ir de plaza en plaza zahiriendo con las más graves y horrorosas palabras a Belmonte, hiciere el diestro lo que hiciese. El torero, amable siempre que podía, se entrevistó con la antigua fiera partidaria de Joselito y encontró que, al fin y al cabo, se trataba de un hombre normal, una vez curado de esa extraña fobia.

La ministra de Fomento, Ana Pastor. (EFE)Se me ocurre que habría que pasar por ese manicomio sabio a nuestros portavoces, a esos individuos que entienden la política como un perpetuo reproche a su rival, de tan poco que estiman nuestra inteligencia. El caso más reciente tal vez sea el de Hernando al que se le ha ocurrido sugerir que la responsabilidad política del terrible accidente ferroviario de Galicia podría recaer en José Blanco, sin reparar que doña Ana Pastor va para dos años al frente del negociado, que fue ella quien puso en circulación unos trenes que no se entienden con la vía, y que, extrañamente, nadie en Adif parece saber quién es exactamente el responsable de la seguridad en ese maldito rincón. Es lo que tiene entender la política de manera maniquea, que más se parece a ejercicio de orates fanáticos que a una actividad que tenga que ver mínimamente con la cabeza.

Adif en plan Fuenteovejuna

Gonzalo Ferre (Adif) y Julio Gómez-Pomar (Renfe). (EFE)En Adif no saben quién es exactamente el responsable de que la señalización de la vía a Santiago sea deficiente, lo que es mucho no saber. En el fondo, eso equivale a un Fuenteovejuna, a confesar que entre todos mataron al Comendador y que el responsable último es un político, no un ingeniero. El juez Aláez ha dejado, indirectamente, en ridículo a los diputados que escucharon las largas e insulsas explicaciones de los presidentes de Renfe y Adif, seguidas luego por las de la ministra del ramo, y sin que hicieran ninguna observación realmente crítica ante semejantes panegíricos de su labor.

Este periódico ha sacado a la luz la disconformidad de una diputada madrileña, María Teresa Gómez Limón, a la que se pondrá brevemente en cuarentena, porque se ha quejado de que se pretenda cargar exclusivamente sobre el maquinista la responsabilidad de un suceso tan grave, pero los políticos son así, siempre mirando al frente, sin escuchar las quejas de los descontentos, con la mirada perdida en el infinito, en la victoria. Es claro, no obstante, que no siempre aciertan.

 

]]>
<![CDATA[Drama y desconcierto de la derecha]]>2013-08-18T06:00:00+02:002013-08-18T06:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/dramatis-personae/2013-08-18/drama-y-desconcierto-de-la-derecha_18683/http://www.elconfidencial.com/autores/jose-luis-gonzalez-quiros-167/Una ley política inexorable establece que lo que cuenta son las herencias, no las promesas. La derecha española está rota y desconcertada por la insondable distancia que existe entre lo que esperaba y el futuro que adivina. La derrota de Zapatero fue un auténtico afrodisíaco, pero pronto empezó el desasosiego, aunque nunca nadie pudo prever la política totalmente contraria a lo prometido que sañudamente se ha venido aplicando sobre los esquilmados bolsillos de los ciudadanos, ni tampoco la cadena de mentiras, de despropósitos y de indignidad que traería consigo el caso Bárcenas.

Hubo un momento en que pudo pensarse en que se salía de la crisis, pero lo que ahora aterra a la derecha es su propia impotencia para resolver una ecuación con demasiadas incógnitas y una amenaza muy cierta: un gobierno de coalición de todos los demás, de los que trajeron la crisis y la llevarán al abismo, contra los restos de un naufragio tan aparentemente inevitable como merecido. Falta valor para tirar a la escoria y al capitán por la borda.

Cospedal, arenas y cascos testificarán esta semana ante el juez pablo ruz. (efe)Tres secretarios generales y ninguna grandeza

Dicen que la derecha se ha hecho económica, que lo único que importa es el bienestar, el dinerito. Seguro que es así, pero los votantes tienen sueños de los que no les gusta despertarse, y entre esos anhelos siempre ha estado la idea de que sus dirigentes, a diferencia de otros, eran patriotas, valientes, decentes. El interrogatorio a tres secretarios generales del PP ha sido seguido con enorme curiosidad, pero la decepción ha sido el único bocado cierto. Los secretarios generales no saben nada, no ven nada, no oyen nada, son vagos, desatienden sus obligaciones estatutarias y van únicamente a lo suyo. Es posible que alguno admire todavía su listeza, pero dudo que les quede cualquier capital político, sea cual fuere su destino. Han dicho lo que la mayoría de la gente diría, eso es cierto, pero con esa vulgaridad se les acabó el apresto. Tan sólo la dama ha apuntado maneras, pero nadie puede estar seguro de que no se deba a su capacidad de meterse en charcos: hubo jaleadores a su entrada en la audiencia, no volverá a haberlos.

El hotel de los líos

El PP ha dado en muchas ocasiones la sensación de ser una casa deshabitada, pero ahora recuerda más al hotel de los líos, al templo del desconcierto. Entre sus oficiales parece haber una competición seria por ver quién es capaz de decir la mayor tontería. Uno de los que no tiene la boca pequeña es un simpático diputado murciano que, según parece, sabe lo suyo de economía. Ha hecho la pregunta del millón, le ha pedido a Bárcenas que enseñe la lista verdadera, los papeles que expliquen el origen de su tesoro helvético y trasatlántico. Con amigos así, ¿quién necesita enemigos? Resulta que la gente anda entretenida con la contabilidad de los sobresueldos y pequeñas donaciones de liberales convencidos, y se olvida de preguntarse por las decenas de millones de euros. Tal vez quiera decir el diputado que una cosa es lo que se gastó el PP y otra lo que unos cuantos robaron en su nombre…, aunque nunca llegó a las arcas del partido. Porque el mayor misterio de esos caudales barcenianos consiste en que nadie ha denunciado nunca, ni denunciará jamás, su desaparición. No sé si Bárcenas era un buen tesorero, pero si ha sido ladrón se merece el Nobel del gremio, porque parece haber conseguido que le defiendan los supuestamente robados.

Un policía acompaña al maquinista del tren tras el accidente. (Reuters)El tren del olvido

El accidente del Alvia camino de Santiago ha sido una enorme tragedia, pero puede haber dejado lecciones interesantes en materia de comunicación, y en disciplinas conexas. Vayamos a lo primero: nadie sabe cómo, apareció, urbi et orbi, una grabación, que debiera haber sido prueba judicial secreta: un tren se adentraba a velocidad excesiva en un curva cerrada y descarrilaba con estrépito en un primer plano digno del mejor cine de catástrofes. ¿Quién liberó la grabación? Sus efectos fueron inmediatos, pues el pueblo entiende que es el maquinista el que acelera en vez de frenar. Un culpable obvio, y las empresas, el ministerio, y dos gobiernos, a resguardo, ese es el resultado certero de la filtración. Vayamos a lo segundo: dos centenares de víctimas, varias decenas de muertos, mucha solidaridad, velas, lágrimas y que nadie haga preguntas que estamos en verano. ¿Está bien equipado el tren? ¿Está adecuadamente homologado para esa clase de servicios? ¿Es seguro desde el punto de vista dinámico? Y mil más, pero son cosas de técnicos, que los políticos nunca hacen nada mal. La democracia española parece haber madurado lo suficiente hasta alcanzar la sabiduría de no hacer preguntas inconvenientes. Ya lo dijo Franco, España es mucho más fácil de gobernar de lo que se cree.

Aplausos desesperados, fin de la cita

No es por amargarle las vacaciones a nadie, pero los atareados diputados que aplaudían con entusiasmo digno de mejor causa las citas rajoyanas contra su nada apócrifo autor, no deben haber caído en la cuenta de que aplaudían las evasivas del caso GAL, y otras andanzas escasamente edificantes. No creo que ese aplauso sea otra cosa que muestra de desesperación, porque, de tomarlo en serio, habría que negarles el saludo. Queridos amigos, en la democracia no vale todo, eso pensábamos hasta hace poco.

]]>
<![CDATA[¿Qué eres, Mariano, sino una vieja cansada?]]>2013-07-26T06:00:00+02:002013-07-26T06:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/a-quemarropa/2013-07-26/que-eres-mariano-sino-una-vieja-cansada_12930/http://www.elconfidencial.com/autores/javier-perez-de-albeniz-161/Tierno y sensible, acomplejado por su físico enclenque y sus profundas y múltiples inseguridades,  profundamente alcoholizado, el poeta galés Dylan Thomas repetía a su primer amor, la escritora británica Pamela Hansford Johnson, los impublicables poemas que un amigo dedicaba a su "cerda", la patria: "¿Qué eres, Gales, sino una vieja puta cansada?".Los países, como las cerdas y como las personas, se agotan. Hoy España es un país tan cansado, tan exhausto, tan maltratado, que parece incapaz de reaccionar y levantarse. Los ciudadanos están llenos de dudas, de temores, de resquemor. La culpa es de la corrupción política, de la crisis económica, del deterioro ético y moral. La mala fortuna, en forma de accidente de tren, nos ha dado el golpe de gracia. No hay ideas, no hay líderes, no hay esperanza, no hay futuro."Las decisiones necesarias son las más difíciles de tomar", dijo el presidente del Gobierno en un desayuno informativo. Una frase hueca que venía a confirmar que nuestro líder de plasma necesita un empujoncito para tomar decisiones... "Es imperativo que Mariano Rajoy comparezca en el Congreso", ordenó el Financial Times el pasado día 16 en un memorable editorial titulado "El venenoso escándalo de financiación irregular en España". Es la prensa internacional la que ha obligado a Rajoy a explicarse ante los españoles. La prensa española está desactivada. Recuerde la tomadura de pelo que supuso la comparecencia de Rajoy con el primer ministro de Polonia, Donald Tusk, en la que el presidente del Gobierno se alió con ABC para no responder a la pregunta del millón, preparada por los periodistas presentes: "¿Por qué mantuvo el contacto con Luis Bárcenas, incluso dándole ánimos por SMS, después de saber que tenía 16 millones de euros en Suiza?".En estos momentos, el descrédito de Rajoy no conoce fronteras. Lidera un país en ruinas y un partido tan pringoso como una bayeta de cocina. El periodista Ciprion Baltoio, corresponsal extranjero de un canal rumano de televisión, le sorprendió el pasado día 22 durante la rueda de prensa ofrecida junto al primer ministro Victor Ponta  con esta pregunta: "Es para saber cuándo y cómo vas a responder a todas las acusaciones que vienen en el caso Bárcenas. ¿Enfrente del Parlamento, de un juez o en un discurso como el pasado febrero? Muchas gracias". El rostro del presidente, como el de un señor Potato de carne y hueso, se descompuso: borrado su inamovible ceño, se le desajustó la mandíbula, los ojos perdieron simetría, los labios se encogieron hasta desaparecer, las cejas se desmoronaron... Su invariable expresión de asombro se convirtió en caricatura.No queda nada del político que, exultante, saludaba desde el balcón de Génova la noche del 20 de noviembre de 2011.

El próximo jueves Rajoy comparecerá, por fin, en el Congreso. No lo hará a petición propia, como dice, sino arrastrado por las circunstancias, arrinconado por los escándalos, empujado por el descrédito internacional. Y lo hará sin haber pronunciado el nombre de su extesorero, intentando convertir un debate sobre corrupción en un monográfico sobre economía, cancelando la rueda de prensa sin límite de preguntas que siempre concedía antes de vacaciones. ¿Presenciaremos ese día el comienzo del final?

"Fui mortal hasta el último suspiro prolongado", escribió Dylan Thomas. Mariano Rajoy, como la tierra del poeta galés, ha perdido todo su lustre. Dilapidado el capital político, sin credibilidad, aislado y pusilánime, el presidente carece de liderazgo. Parece una vieja fulana cansada. Tanto mentir, tanto esquivar, tanto huir, han convertido a Rajoy en propietario de un edificio ruinoso que, cubierto de grietas y humedades, ya solo espera ser demolido. ¿Surgirá un nuevo líder de los escombros?

]]>
<![CDATA[¿Se hace periodismo en el caso Bárcenas?]]>2013-07-19T06:00:00+02:002013-07-19T06:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/a-quemarropa/2013-07-19/se-hace-periodismo-en-el-caso-barcenas_10887/http://www.elconfidencial.com/autores/javier-perez-de-albeniz-161/Las páginas de los periódicos aparecen, jornada tras jornada, repletas de información sobre el llamado caso Bárcenas. La trama de corrupción que rodea las finanzas del Partido Popular ocupa desde hace semanas todas las portadas, abre cada día los principales informativos de todos los medios de comunicación, genera toneladas de imágenes, de grabaciones, de debates, de análisis. En la calle no se habla de otra cosa...Pero, ¿es periodismo la información sobre Bárcenas? Me refiero a la gran información, a los titulares explosivos, a esas exclusivas que presumen de ser capaces de derribar un gobierno. Pues sí, es periodismo... pero quizá no tanto. O al menos no del modo tradicional. En ningún caso periodismo de investigación, ese género admirado, alabado e imprescindible reducido a la mínima expresión por sus altos costes. Con el caso Bárcenas se está generando mucha opinión, puesto que proporciona el relleno perfecto para columnas, post de todo tipo, tertulias y demás parientes del genero opinativo. Pero periodismo, auténtico periodismo, gran periodismo… Sólo en el caso de que la filtración sea considerada periodismo.

SumarioSon Bárcenas y sus abogados, no los periodistas, quienes marcan los tiempos informativos, quienes idean los titulares, quienes diseñan las portadas. Aquí no ha habido unos Bernstein y Woodward, los héroes del Watergate, capaces de rastrear la podredumbre, levantar la noticia y, en una investigación periodística modélica, descubrir un entramado de corrupción y juego sucio. Aquí es el extesorero de Nixon el que levanta la tapa del retrete, y su abogado quien decide qué cabecera lucirá la próxima exclusiva. El medio afortunado pone su granito de arena y personaliza el soplo, seleccionando, elaborando y analizando los contenidos de la cloaca. El trabajo de los periodistas se limita a examinar esos documentos, desmenuzarlos, descubrir detalles, conectar informaciones y crear una narración coherente alrededor de los datos facilitados.No es de extrañar que, así las cosas, la información haya ido cambiando de barrio según los intereses puntuales de Bárcenas. El Mundo publicó el pasado 18 de enero que el extesorero del PP habría pagado sobresueldos en dinero negro a altos cargos de su partido. Bombazo. Sólo unos días después, el 31, fue El País quién abrió su portada con la supuesta contabilidad B que Bárcenas habría mantenido entre 1990 y 2009, papeles en los que aparece el actual presidente del Gobierno Mariano Rajoy. Y cuando parecía que el diario de Prisa controlaba el tema de moda con sus fotocopias, llegó Pedro J. y, en un alarde de habilidad, cintura y, reconozcámoslo, talento, vuelve a depositar el ascua junto a su sardina: publica su charla de cuatro horas con el extesorero, se convierte en coprotagonista de la noticia del momento y, más tarde, muestra los originales de la contabilidad. Su buen amigo Gómez de Liaño, actual abogado de Bárcenas, seguro que está al tanto de todos los detalles de estas exclusivas filtradas...Insisto: ¿Periodismo? Bueno, quizá periodismo para el siglo XXI, un periodismo moderno a excelente relación calidad-precio. Periodismo de supervivencia, ese que cada vez invierte menos en corresponsales, en investigación, en verdaderos periodistas, y convierte a quienes disponen de documentos en la fuente de información perfecta. El ecosistema de los medios de comunicación ha cambiado: dicen que desde que surgió Wikileaks, como respuesta a la tibieza de la prensa con el desastre financiero, la información ha dejado de estar en manos de unos pocos. Debe ser cierto: ahora se hace periodismo incluso desde Soto del Real.

]]>