http://rss.blogs.elconfidencial.com/<![CDATA[BLOGS]]>2015-03-31T17:20:25+02:00http://www.elconfidencial.com/img/logo/logo.pnghttp://www.elconfidencial.com<![CDATA[Rajoy confía en la primavera]]>2015-03-31T05:00:00+02:002015-03-31T05:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/al-grano/2015-03-31/rajoy-confia-en-la-primavera_749454/http://www.elconfidencial.com/autores/antonio-casado-21/Al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le tienen dicho sus asesores y sus expertos en demoscopia que a los españoles les va a cambiar la cara en la primavera soleada que se avecina. Después de tanto tiempo en el túnel de los recortes, el pesimismo y las malas noticias, se deja ver más fuera de la Moncloa y el ministro de Economía, Luis de Guindos, luce sonrisa de photoshop desde que se confirmaron las previsiones de un crecimiento en torno al 3% para el vigente año electoral.

Los días centrales de Semana Santa se anuncian con más alegría consumidora, más desplazamientos y más ocupación hotelera que nunca. En el mundo empresarial se generaliza la impresión de que la mejora en el índice de confianza del consumidor anticipa un cambio en el estado de ánimo de la ciudadanía. Y ya sabemos, por la consabida filtración oficial de vísperas, que se aproxima una EPA “positiva” en cifras de empleo y afiliaciones a la Seguridad Social, según desveló ayer el ministro.

Todo esto es relevante desde el punto de vista político. Y esa es la moraleja de los informes que tiene sobre la mesa el presidente del Gobierno. En ellos se basa su Estado Mayor para documentar el convencimiento de una nueva victoria del PP en las elecciones generales. La consigna es de acercamiento a los ciudadanos y salto a la ola del anunciado subidón en el estado de ánimo de los españoles en vísperas de elecciones municipales y autonómicas, en las que el PP puede perder gran parte del extraordinario poder territorial conseguido hace cuatro años. No tanto como para ver ahí el presagio de una pérdida de la Moncloa.

Es la cara amable de las coordenadas puestas a disposición del presidente del Gobierno y del PP. En la cruz, también tienen en Moncloa y Génova motivos para preocuparse y su consiguiente referencia documental. Por un lado, la escalada de Ciudadanos, su competidor directo entre votantes de centro-derecha, contra el que están desplegando una ofensiva argumental. Y por otro, la constatación de que, a pesar de la recuperación económica, no llega la remontada en las encuestas, en las que el PP se hundió apenas un año después de formar Gobierno en diciembre de 2011 (entonces se acababa de hundir el PSOE por el zarpazo de la crisis económica). Ello se atribuye a los escándalos de corrupción vinculados a las siglas del partido en el poder.

La tendencia a subir de Ciudadanos es una mala noticia para Rajoy. Por el contrario, la tendencia a bajar de Podemos es una buena noticia para Sánchez porque vuelve a meter al PSOE en el partido por la Moncloa. No es inverosímil cuando a la histórica disputa bipartidista se han sumado otros dos partidos: Podemos, por la izquierda y Ciudadanos por la derecha. Cuatro en total, sin que entre el primero y el cuarto haya más de cinco puntos de diferencia.

Sin embargo, lo dicho, en Moncloa están seguros –no tienen ninguna duda, empezando por Rajoy– de que en las elecciones generales el primer partido será el PP y el segundo, el PSOE. Además juegan con otras dos coordenadas. Una, que Podemos –el partido que pregona la demolición del sistema– llegó a su techo en el último trimestre de 2014 y desde entonces no ha parado de bajar. Y otra, que la fragmentación del espectro representativo va a permitir al PP ganar holgadamente incluso sin llegar al 30% de los votos.

]]>
<![CDATA[Resacosa se queda Barcelona tras el fiestón de Seeliger & Conde en el Palau]]>2015-03-31T05:00:00+02:002015-03-31T05:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/el-confidente/2015-03-31/resacosa-y-ojiplatica-se-quedo-barcelona-tras-el-fieston-de-seeliger-conde-en-el-palau_749418/http://www.elconfidencial.com/autores/el-confidente-981/El todo Madrid y el todo Barcelona oficial, empresarial, social se encuentra en estado de shock por el fiestón de la semana pasada del cazatalentos Luis Conde, del que ya dio cuenta este Confidente, y al que periódicos como La Vanguardia o Expansión dedicaron amplios reportajes. El evento está dejando una resaca de caballo. Y no por el boato del mismo, sino por el dudoso gusto en la elección del momento y el lugar.

Ojiplática se ha quedado buena parte de la comunidad política y económica (esa parte que, dicho sea de paso, no formaba parte de los más de mil invitados que acudieron al evento) por el atrevimiento del presidente de Seeliger & Conde, el cazatalentos local por excelencia en nuestro país, con la ostentosa celebración del megaacto conmemorativo del 25 aniversario de su firma.

Un sagaz comentario en el ABC lo resumía en apenas seis palabras: "Una fiesta contra el luto oficial". Porque, recordemos, España estaba a media asta por culpa de la terrible catástrofe área. Es por eso que, en el Palau de la Música de Barcelona, con un recinto a rebosar, faltaron numerosas autoridades tanto nacionales como autonómicas. No hubo ministros ni mucho menos presidentes. Ni siquiera acudieron los habituales de las reuniones ampurdanesas… Se impuso el luto oficial por las 150 víctimas del avión de Germanwings

Algunos de los clientes institucionales no daban crédito a la insistencia en las confirmaciones para acudir al evento ni atendieron las llamadas directas de Conde. Altas esferas barcelonesas y catalanas consideran que ha cometido un error estratégico en su trayectoria y, más concretamente, en sus aspiraciones a presidir alguna institución relevante.

Hubo alguna curiosidad, caso de Rodrigo Rato que, con el cartel de disponible, fue de los primeros en llegar y de los últimos en irse, mostrando una gran amistad con el cazatalentos mayor del rey. También queda la duda de saber las razones que llevaron al Palau a aceptar burlar el luto oficial o el porqué de la presencia de dotaciones especiales de la guardia urbana del Ayuntamiento de Barcelona en los alrededores.

]]>
<![CDATA[Sánchez y Susana: amores reñidos]]>2015-03-30T05:00:00+02:002015-03-30T05:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/al-grano/2015-03-30/sanchez-y-susana-amores-renidos_746767/http://www.elconfidencial.com/autores/antonio-casado-21/Por la mañana apuesta por la unidad interna del PSOE y por la tarde la boicotea. Ese es el irresponsable juego de Susana Díaz. A pesar de los consabidos llamamientos a tener la fiesta en paz, al menos hasta después de las elecciones territoriales de mayo, los casi trescientos miembros del Comité Federal detectaron por enésima vez la desconexión entre el secretario general, Pedro Sánchez, y la reina de Andalucía.

La presidenta en funciones de la Junta y secretaria general de la más poderosa Federación regional del PSOE sabe que su actitud alimenta la imagen de partido desunido, por falta de química entre sus dos principales dirigentes, pero no hace nada por evitarlo. Más bien al contrario, si echamos un vistazo a la crónica gráfica de la reunión celebrada para aprobar las listas autonómicas y municipales. Numerosos testimonios recogen los afectuosos gestos de Díaz con los dirigentes que acudieron a felicitarla por su reciente triunfo electoral. Imposible encontrar uno sólo que escenifique en lo personal lo que para la galería si escenificaron ambos en lo estrictamente político.

Quiero decir que a la euforia por “el triunfo del socialismo andaluz, que es el primer paso de la victoria del socialismo español”, en palabras de Sánchez, concordantes con la proclama del PSOE como “esperanza para millones de españoles”, le faltó el calor humano entre la de Triana y el de Chamberí. El afecto, como la afinidad política, también se puede escenificar ante el fotógrafo o la cámara de televisión. Pues ni eso. Ella no se molestó en disimularlo, a sabiendas de que, como digo, esa actitud alimenta la imagen de desunión.

El factor humano tiene su derivada política más relevante en las elecciones primarias abiertas que el PSOE convocará en julio (si hay más de un candidato) para elegir al aspirante socialista a la Moncloa. Dice ahora Susana Díaz que se mantendrá neutral para que simpatizantes y afiliados elijan en libertad. Sería la primera vez, porque no fue neutral (estaba en su derecho, por supuesto) en el congreso federal que enfrentó a Rubalcaba con Chacón en Sevilla (febrero 2012), en las que apostó por la segunda, ni en las primarias que enfrentaron a Sánchez con Eduardo Madina hace ocho meses, en las que apostó por el primero (en privado dice que a Madina le veía “un punto de inseguridad”), aunque ahora está arrepentida.

Si bien no lo dice, es notorio su rechazo al reparto de papeles propuesto públicamente por Sánchez sin haber contado con ella. A saber: “Tú a San Telmo y yo a la Moncloa”. Nos remite a la trastienda del desencuentro entre los dos dirigentes, pues el desafecto, que ya es personal y político, aunque en lo político se guarden las formas, como se ha visto en el Comité Federal del sábado, arranca el día en el que Sánchez anunció que quiere ser el candidato socialista a la Moncloa.

Según el pacto no escrito al que Díaz suele aludir cuando le sacan el tema, ella comprometió su apoyo a Sánchez como secretario general pero no como cabeza de lista del PSOE en las próximas elecciones generales, pues eso habría que verlo después. En todo caso, reprobó la actitud de Sánchez de anunciarlo sin haberlo consultado antes con ella. Lo cual, con todos mis respetos a la reina de Andalucía, desprende una alteración del orden de las cosas respecto a un líder doblemente legitimado, por las bases (primarias) y sus representantes (congreso).

]]>
<![CDATA[Del PP a UPyD y de ahí a Ciudadanos: el candidato saltimbanqui de Ávila]]>2015-03-30T05:00:00+02:002015-03-30T05:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/el-confidente/2015-03-30/del-pp-a-upyd-y-de-ahi-a-ciudadanos-el-candidato-saltimbanqui-de-avila_746707/http://www.elconfidencial.com/autores/el-confidente-981/En el mundo de la política, como ocurre con la energía, hay profesionales que nunca desaparecen, que sólo se transforman. Y más en los nuevos partidos bisagra (Podemos y Ciudadanos) que pueden estar dirigidos por “adanes” como dice Mariano Rajoy, pero atraen a los rebotados de parecido color. Atención al inminente fichaje de la formación de Albert Rivera para engrosar la lista de Ciudadanos para las elecciones municipales en Ávila porque puede ser el ejemplo o la pista de lo que puede ocurrir en toda España. Se llama Manuel Vicente y es bastante más conocido en la ciudad y en el PP que en la dirección central de su nuevo partido: ya ha logrado ser concejal y diputado provincial con los populares, después edil con la formación de Rosa Díez y, tiro porque me toca, ahora se postula para repetir con Ciudadanos.

Si le sale la jugada, Manuel Vicente conseguirá ser concejal en la ciudad de Santa Teresa con tres partidos distintos en tres legislaturas consecutivas. Con el Partido Popular llegó a teniente de alcalde y a disputar el cargo de presidente provincial de la formación a Antolín Sanz, el actual jefe de filas del PP. Perdió la votación en el congreso correspondiente. Antes de las elecciones municipales de 2011 se dio de baja en el PP y se puso al frente de la candidatura de UPyD, la competencia directa de los populares hace cuatro años, como hoy lo es Ciudadanos.

La formación de Rosa Díez sacó en Ávila 4 concejales y Vicente ejerció de portavoz hasta noviembre pasado, fecha en la que se le torció la carrera. En las primarias para elegir nuevo cabeza de cartel de UPyD para 2015 perdió frente a Javier Cerrajero. Fue en una asamblea de 45 militantes en la que Vicente se quedó en el 43% de los votos. Disgustado, empezó a otear otros horizontes. El pasado 6 de marzo dimitió como concejal y se dio de baja en la formación de Rosa Díez por “motivos políticos”.

Seis días después se afilió a Ciudadanos y se proclamó dispuesto a cargar con la responsabilidad de volver a figurar en una candidatura para las elecciones municipales en Ávila. Le acompañaba y avalaba en la presentación de sus aspiraciones el delegado del partido de Rivera en la provincia, Alejandro Becerril, otro exconcejal, del PP por supuesto. En poco más de 4 años, tres partidos y sin dejar de ser concejal, pura energía transformada en la poltrona.

]]>
<![CDATA[Caso Lubitz: y lo demás es silencio]]>2015-03-27T05:00:00+01:002015-03-27T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/al-grano/2015-03-27/caso-lubitz-y-lo-demas-es-silencio_742781/http://www.elconfidencial.com/autores/antonio-casado-21/La caja negra del avión siniestrado de Germanwings era el cerebro de Andreas Lubitz. Y en él habrá que rastrear las causas de la tragedia del martes pasado, si damos por buena la tesis del fiscal Robin: “El copiloto tuvo la voluntad de destruir el avión”.

Pero ¿por qué?

Y a partir de ahí topamos con ese insondable agujero negro reconocido por filósofos, escritores y expertos en siniestralidad laboral como “el factor humano”. El libre albedrío no se desactiva en una escuela de pilotos ni en el cuadro de mandos del aparato. En los cursos de acceso a la profesión tampoco se altera la particular visión de la realidad de cada quien con unos protocolos de seguridad en el trabajo.

Los adeptos al mandato del destino, los echadores de cartas y los creyentes lo tienen más fácil. Sólo el Señor conoce el momento del apagón que nos aguarda. “Cada uno tiene su día”, le decían en el cuento al pasajero primerizo. Y este respondía: “Pues espero que no sea el día del piloto”. Pero no era el día de las otras ciento cuarenta y nueve personas cuyo destino fue injustamente confiscado por la voluntad de un muchacho de 28 años que, según el fiscal de Marsella, estrelló voluntariamente el A-320 contra la barrera alpina.

Y lo demás es silencio, señores. O esos angustiosos e inútiles porqués de los familiares que nos parten el alma. No se sabe qué particular percepción de la realidad, qué frustración mal curada o qué avería en el funcionamiento de su cerebro llevó a este Lubitz (“un chico normal”, “amable”, “agradable”, dicen los vecinos de su casa familiar en un pueblecito de Renania-Palatinado) a acabar con su vida y a la bestial expropiación de ciento cuarenta y nueve ajenas.

Ahora se trata de saber si dejó alguna huella de su mente averiada en su historial personal, familiar, profesional y médico. Con especial atención a la parte dedicada a la salud mental en los chequeos anuales. Si es que los había pasado, que está por ver. Semestrales a partir de los 40 años de edad, según la normativa para los pilotos de aviones de pasajeros en el ámbito europeo. Aunque es lo previsto, el desbarajuste es considerable en según qué país y en según qué compañía aérea.

El presidente de la Asociación Española de Psiquiatría, Miguel Gutiérrez, explicaba ayer que, en la práctica de esos tests, es criterio de exclusión el hallazgo de cualquier indicio de patología mental. “Eso no quita para que pueda pasar desapercibido alguno”, precisaba luego. Tal vez los que ya se han instalado en la estructura cerebral del individuo. No los sobrevenidos. No los que exigen determinadas respuestas emocionales a trances imprevistos y empapados en factor humano.

¿Por qué el copiloto que, según el fiscal, estaba consciente, no le abrió la puerta de la cabina al comandante que se había ausentado momentáneamente?

Nunca lo sabremos si, como parece, fue el hombre y no la máquina lo que se descompuso a bordo del A-320 en el cielo francés, en la fatídica mañana del martes 24 de marzo.

]]>
<![CDATA[Los empresarios catalanes rinden pleitesía a su 'musa' en la fiesta de Seeliger & Conde]]>2015-03-27T05:00:00+01:002015-03-27T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/el-confidente/2015-03-27/los-empresarios-catalanes-cortejan-a-la-madrilena-esperanza-superstar_742792/http://www.elconfidencial.com/autores/el-confidencial-90/A uno y otro lado de Avenida Diagonal es de sobra conocido el poder de convocatoria de Luis Conde, fundador de Seeliger & Conde, celebérrimo headhunter que ayer celebraba sus 25 años. Para tal onomástica, convocó en el Palau de la Música a la crème de la crème del empresariado y de la política nacional. Como ya es norma de la casa, si uno quiere ser tenido en cuenta en la Ciudad Condal tiene que picar en los cócteles organizados por tan distinguido 'cazatalentos'.

Banqueros, constructores, alcaldes, expresidentes... No cabía un alfiler. En recorrer cincuenta metros por una copa de cava se tardaba lo mismo que Zatopek en los diez kilómetros. Por allí, música de Mahler de fondo, se dejaron caer el alcalde de Barcelona, Xavier Trias; el expresident José Montilla y la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho. Y no, aunque parezca sorprendente, no estaba Albert Rivera.

Del mundo de los medios se pudo ver al conde de Godó, jefe del grupo del que es consejero el propio Conde, y el CEO de Vocento, Luis Enríquez, entre otros. De la empresa, mucho miembro destacado del Puente Aéreo, además de Juan Villar Mir (OHL), José Manuel Vargas (Aena), Francisco Reynés (Abertis) y un largo etcétera. Todos ellos encopetados 'informalmente' para la ocasión.

Sin embargo, la estrella del ágape no fue ninguno de ellos. Ni siquiera los anfitriones, los ya mencionados Seeliger & Conde. Nada de eso. La auténtica superstar de la velada venía de Madrid y no era otra que la candidata a alcaldesa y exempleada del headhunter, Esperanza Aguirre. Tal expectación despertó que había que darse de empellones para charlar unos minutos con ella. 

Los empresarios catalanes la cortejaban como si fuera María del Mar Bonet en sus mejores tiempos. El consejero delegado de Gas Natural, Rafael Vilaseca; el ex de La Caixa, Juan María Nin; el capo de Freixenet, José Ferrer... Todos ellos se aproximaban a Aguirre para alabarle la fuerza con la que había prorrumpido en la carrera electoral. Pero no sólo eso.

También le insistían machaconamente para que no cejara en su empeño liberal de bajar los impuestos. En una comunidad como Cataluña, con tipos casi confiscatorios, los empresarios catalanes escuchaban embelesados los cantos de sirena de Aguirre. 

]]>
<![CDATA[Día triste]]>2015-03-27T05:00:00+01:002015-03-27T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/desde-san-quirico/2015-03-27/dia-triste_742722/http://www.elconfidencial.com/autores/leopoldo-abadia-79/Voy a una cadena de radio a presentar mi libro. Empiezo y cortan. Está hablando el fiscal responsable de la investigación del accidente del avión de Germanwings. Antes, la presentadora me pregunta si voy mucho en avión. Le contesto que ahora, poco, por el AVE, que me resulta más cómodo. Antes viajaba mucho en avión. Muchísimo. Le digo que volvería a viajar  esta tarde. Porque el avión es un medio seguro, que, muy de vez en cuando, tiene un accidente. Como las bicicletas, las motos, los trenes, los coches y, hace bastantes años, las diligencias.

Los que me acompañan en la presentación y yo escuchamos el informe del fiscal. Habla en francés. La traducción, impecable. La seriedad de este señor, un modelo. El contenido, impactante. Parece –digo "parece", porque en estas cosas es mejor no llegar que pasarse– que  el piloto fue al lavabo, dejando el mando del avión al copiloto, y cuando quiso volver, la puerta estaba bloqueada y el avión en caída libre, voluntariamente provocada por el copiloto, que, sorprendentemente, "respiraba normalmente".

Horroroso. Tristísimo. Eso es lo que contesto cuando me preguntan qué opino del asunto. Porque lo que se deduce es que este señor, el copiloto, decidió matarse, pasajeros incluidos. O decidió matar a los pasajeros, él incluido.

Una cierta seguridad para los que viajamos en avión: el aparato estaba bien. Es lo normal. Para las líneas low cost y para las high cost. Lo normal es que un chisme así esté en buenas condiciones. Y si el low cost vuela por una ruta distinta porque es más barato para la compañía, allá ellos con la ruta elegida, que quizá es distinta, pero es segura. Este avión volaba a más de 10.000 metros y el monte contra el que se estrelló no tenía esa altura, ni muchísimo menos.

Una importante inseguridad por el posible asesinato de 150 personas por parte de uno que decidió que eso era lo mejor y lo más conveniente, no sé si para él mismo, porque estaba loco, para su partido político, para su religión (¡?) o para lo que sea. Para los pasajeros, seguro que no.

En la cadena de radio, la presentación del fiscal francés se ha cargado la de mi libro. Me piden perdón. Les digo que lo primero es lo primero. Y hoy, lo primero es lo que ha sucedido en los Alpes. Ya hablaremos del libro otro día.

Elucubro un poco, porque no sé cómo evolucionarán los acontecimientos. Seguiré la próxima intervención del fiscal, porque de este señor me fío.

Tal como están las cosas, piensas que puede ser un acto terrorista. Si lo fuera, en número de muertos, estaría por detrás de las Torres Gemelas y de Atocha. O sea, cuantitativamente, el menos importante. Pero, en estas cosas, no hay ni primeros ni terceros. Porque un atentado contra una sola persona es una bestialidad. Y el de 150 no son 150 bestialidades. Es una. Y lo de ayer, si fuera terrorismo, sería el producto de mentes que desprecian al ser humano, que viven del odio y para el odio.

He dicho por la radio que rezo por todos. También por el copiloto, porque, en cualquier caso,  él es el más desgraciado de todos. Que una persona, que parece normal, que ha estudiado una carrera, que, en teoría, puede tener una vida normal, decida que lo que tiene que hacer es cargarse a 150 personas, y, de paso, suicidarse, es algo espantoso. Y rezo por él.

P.S. 1

1. Me ha gustado ver a Ángela, a François y a Mariano juntos. Me ha gustado más ver a Mariano y a Artur. Y que Mariano le haya recogido a Artur en Barcelona. Y que Mariano haya sido amable con Artur en su discurso.

2. Porque de normal a bestia no se pasa de repente. Se pasa poco a poco, sembrando odio poco a poco, aprendiendo a hacer burradas poco a poco.

3. Participé en una presentación con Didac Lee, un hombre de empresa joven, hispano-taiwanés. Un emprendedor, que, entre otras cosas, ha participado muy activamente en el cambio de modelo de negocio del Barça, convirtiendo un club de fútbol en una empresa de entretenimiento a nivel mundial.

4. Me he acordado de una frase de Didac. Dice, no textualmente: "Haz algo épico cada semana; algo memorable y que perdure en el tiempo cada mes".

5. Comentamos la frase y los dos damos por supuesto que eso solo se alcanza haciendo miles, millones de cosas pequeñas, porque nada se consigue de repente.

6. Y pienso en la responsabilidad que tenemos todos en lo que podríamos llamar "el entrecruzamiento de piropos", porque mientras se siga manteniendo el entrecruzamiento de insultos, estamos alimentando el odio y yo, con el odio, no voy a Düsseldorf.

P.S. 2

7. Para acabar amablemente el artículo, empapado de pena por el accidente de los Alpes, os cuento mi encuentro en el AVE con un señor de Zaragoza a quien no conocía.

8. Le digo que yo soy del Zaragoza. Me mira con cariño, como si la frase se pudiera mejorar, y la mejora: "Yo soy SOLO del Zaragoza".

9. Me parece que le voy a poner en contacto con Didac, a ver si conseguimos que le cambie a mi equipo el modelo de negocio.

]]>
<![CDATA[¿Cuán extrapolable es Andalucía?]]>2015-03-25T05:00:00+01:002015-03-25T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/confidencias-catalanas/2015-03-25/cuanto-extrapolable-es-andalucia_734423/http://www.elconfidencial.com/autores/joan-tapia-158/Las elecciones andaluzas han sido la primera etapa de un largo y decisivo año electoral y, pese a que  los resultados no son extrapolables, es muy posible que su análisis arroje alguna luz sobre las inclinaciones de la ciudadanía. Y que tengan influencia en los próximos procesos electorales.

Desde las elecciones europeas que vieron la sorpresiva y fuerte emergencia de Podemos como partido antisistema y propulsaron a Pablo Iglesias, bastantes analistas, no sólo los proclives a Podemos, aseguraban que el PSOE era un partido en decadencia por ser parte integrante de un sistema bipartidista desacreditado y por haber abandonado –política económica de austeridad de Zapatero de mayo del 2010 y reforma de la Constitución pactada con el PP en setiembre del 2011– sus principios socialistas e incluso socialdemócratas. En el futuro la gran confrontación sería entre el PP, el orden y el continuismo, y Podemos, la ruptura con el sistema y la política económica del “austericidio”.

Bueno, la primera contienda electoral ha demostrado que, al menos en Andalucía, este esquema simplista se ha estrellado. El PSOE ha ganado. Podemos ha tenido un buen resultado pero inferior al exigido para cambiarlo todo ya. Y el voto de la derecha y el centro-derecha se ha dividido entre el PP y Ciudadanos, lo que ha llevado a una seria derrota del PP.

El PSOE ha ganado con claridad, el 35,4% de los votos y 47 diputados. Así distancia de largo a los dos partidos siguientes. En nueve puntos y 14 diputados al PP (que quedó primero con 50 diputados en el 2012) y en más de veinte puntos y 32 diputados a Podemos. Entre los partidos del antiguo parlamento es el que pierde menos votos (118.000) frente a los 164.000 que abandonan a la mucho menos relevante IU y los más de 500.000 del PP.

Susana Díaz ha acertado al no mezclar sus elecciones con las autonómicas o generales españolas y no dar tiempo a Podemos. Cierto que le faltan ocho diputados para la mayoría absoluta y puede tener problemas si después de las españolas no logra una alianza estable. Pero está en una posición cómoda porque ha ganado y sólo la muy improbable confluencia del PP y de Podemos le puede hacer perder votaciones.

A nivel español, la victoria en Andalucía puede ayudar al PSOE en las municipales, autonómicas y generales. Los socialistas tienen más credibilidad de gobierno y aparecen como el voto más útil para derrotar al PP. El éxito de Susana Diaz los refuerza y la eventualidad de un choque directo Susana Díaz-Pedro Sánchez disminuye una vez ha quedado claro que la presidenta andaluza se va a quedar en Sevilla. Como dijo El Confidencial, Pedro Sánchez es el ganador porque Rajoy ha tenido una derrota severa, la victoria de Susana Diaz tampoco ha sido arrolladora y las siglas del PSOE han perdido el olor a derrota que despedían desde la victoria del PP en las municipales, autonómicas y generales de 2011.

El PP ha tenido no una hecatombe pero sí una seria derrota. Primero porque ha perdido medio millón de votos respecto a las andaluzas del 2012 y más de 900.000 respecto a las españolas del 2011. Y ha pasado de ser la primera fuerza con 50 a perder ante el PSOE con 33 diputados, 17 escaños menos.

Rajoy aparece como perdedor. Primero porque impuso a un candidato desconocido, Juan Manuel Moreno Bonilla, que no ha logrado hacerse un hueco. Segundo, porque para intentar remontar unas encuestas decepcionantes se lanzó al ruedo –pese a su tan criticado pasotismo- y no ha logrado enderezar nada. Tercero, porque el voto andaluz es un voto de castigo a su política y a su talante nada dialogante ante sus contrincantes. En la España del 2015 –atribulada por la crisis y los casos de corrupción– no gusta que el presidente le diga al jefe de la oposición en el debate sobre el estado de la nación “que no vuelva” y que ha estado “patético”. Y en el día de reflexión no debe gritar (desde Valencia) que los que critican al PP son “adanes, zascandiles, tertulianos o amateurs”.

Pero quizás lo más grave para el PP es la aparición del fenómeno Ciudadanos, que le ha robado nueve de los 17 escaños perdidos. Por primera vez, y puede servir de precedente, un partido moderado le ha disputado con éxito el monopolio del voto de derecha y centro-derecha que tenía hasta ahora en buena parte de España (no en Cataluña y el País Vasco). Y la división del voto de tendencia conservadora –que ya auguraban algunas encuestas y que ya ha tenido lugar en Andalucía– podría darle al PP un serio disgusto en los comicios de primavera y otoño.

Pero Rajoy tiene razón en que los resultados de Andalucía (donde el PP siempre va cojo) no son extrapolables a toda España. Y la marca PP, el estilo exclusivista y despreciativo de los contrincantes, es algo que quizás esté a tiempo de rectificar. En el pasivo tiene que la derrota andaluza puede avivar las críticas internas a su liderazgo y que unos malos resultados en Madrid y Valencia incrementarían mucho la tensión interna. Y una crisis en el partido de gobierno en la antesala de las elecciones generales podría provocar –en ese caso sí– una hecatombe. Máxime cuando el caso Bárcenas es ya una acusación grave y formal de financiación ilegal.

También es relevante lo sucedido con Podemos. A los de Pablo Iglesias, Susana Diaz les ha cogido por sorpresa y con una candidata que no tenía la confianza del cerrado equipo directivo de Madrid. Para un partido que empezara, los resultados serían buenos porque han logrado 15 diputados (partiendo de cero), se han convertido en la tercera fuerza parlamentaria y al doblar su porcentaje de voto (del 7% de las europeas al 14%) se han “merendado” a IU. Pero para un grupo que proclama –quizás porque cree que es su gran oportunidad– que va a ser el triunfador de las elecciones españolas dentro de ocho meses, el balance es pobre. Indica que no están finos y que quizás su momento de máxima indulgencia  (los ataques a “la casta” eran jaleados y las críticas apenas tenían eco) es ya historia. Quizás en Andalucía Podemos ha aprobado como partido de protesta, pero ha perdido credibilidad como el fenómeno estrella que en un plis-plas iba a enterrar a “la casta”. La encuesta del CIS, presencial y por lo tanto realizada en febrero, le daba un 19,2% de los votos y 21-22 diputados. El final ha sido de 14,8% y 15 diputados. El 'soufflé' puede estar bajando.

Pero el dato más nuevo y quizás más interesante es la aparición de Ciudadanos. Hace quince días ya hable del fenómeno Rivera. Los resultados andaluces confirman que hay que seguir la evolución, seguramente hacia una especie de partido liberal de corte europeo –como el FDP alemán, que alternativamente se aliaba con los democristianos o socialdemócratas–, pero a la española. La encuesta del CIS le daba un 6,4% y cinco diputados y finalmente ha sacado el 9,26% y nueve escaños. Habrá que observar lo que pasa con Ciudadanos en Madrid o Valencia, pero –hoy por hoy– empieza a no ser descartable que tras las generales pudiera convertirse en bisagra necesaria.

Por otra parte parece que la ciudadanía quiere corregir (pero no liquidar) el bipartidismo. En 2012 los dos grandes partidos sacaron 97 diputados de los 109 del parlamento andaluz, ahora han bajado a 80 pero conservan todavía –pese a la irrupción de Podemos y Ciudadanos– el 73% de los escaños. Es más, el declive del bipartidismo no se ha acentuado tras las europeas del pasado año. El porcentaje del PP y del PSOE ha bajado si lo comparamos con las andaluzas de 2012, o las españolas de 2011, pero sube algo respecto a las europeas. En relación con estas, el incremento de las fuerzas emergentes –Podemos y Ciudadanos– no se ha hecho a costa de la suma de PP y PSOE sino de IU y UPyD. En parte es lógico porque las europeas –ningún gobierno cambia al día siguiente– son las elecciones más proclives al voto de castigo.

Pero quizás en clave española lo relevante no sean los resultados del domingo, sino la lectura –y la subsecuente inflexión del discurso– que puedan y sepan hacer tanto los partidos a los que las elecciones andaluzas han beneficiado (PSOE, Podemos y Ciudadanos) como los castigados (PP, IU y UPyD).

¿Consecuencias catalanas de Andalucía? No muchas, aunque el triunfo de Susana Díaz insuflará ánimos a Miquel Iceta y al entramado del PSC y los de Ciudadanos ayudarán a consolidar la imagen de Albert Rivera. Más atención hay que prestar a los resultados del PP, que indican que la victoria de la derecha en las elecciones generales –si finalmente se produce– será muy ajustada. Y Jordi Argelaget, el director del CEO, el Centre d´Estudis d´Opinió de la Generalitat, afirmó en la presentación de resultados de su última encuesta que una razón de la erosión del sentimiento independentista era la convicción creciente de que el PP no obtendría mayoría absoluta. Parte del electorado estaría suavizando su independentismo en la creencia de que un Gobierno español sin mayoría absoluta permitiría pactos más favorables a una tercera vía entre el statu quo y el independentismo.

Andalucía no es extrapolable, pero tendrá influencia. Bastante.

]]>
<![CDATA[Hipocresía en funcionamiento]]>2015-03-20T05:00:00+01:002015-03-20T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/desde-san-quirico/2015-03-20/hipocresia-en-funcionamiento_731511/http://www.elconfidencial.com/autores/leopoldo-abadia-79/Bertolt Brecht dijo que “hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida. Esos son los imprescindibles”. 

Otro día añadió: “desgraciado el país que necesita héroes”.

Y para colmo, se le ocurrió decir que “cuando la hipocresía empieza a ser de muy mala calidad, es hora de comenzar a decir la verdad”.

Tengo la sensación de que la hipocresía empieza a ser de muy mala calidad. Y no sé si acierto -yo diría que sí- cuando empalmo la hipocresía pobretona con la corrección política, que hace que digamos que lo que está mal está bien, que el negro no es negro, sino de color; que el amarillo no es amarillo sino de color; que el cobrizo no es cobrizo, sino de color y que cualquier burrada que se me ocurra decir mentando a la madre del vecino es un ejercicio de mi sacrosanta libertad de expresión, libertad que muchos han descubierto hace poco, a juzgar por la gran cantidad de veces que repiten el término.

No hablo de la hipocresía redomada de los que, al ver una escultura mala, muy mala, un auténtico bodrio, que ataca suciamente a una figura política que no se puede defender, se rasgan los andrajos y gritan, no entendiendo por qué se ha cancelado la exposición que albergaba semejante inmundicia, fabricada por una señora austriaca, que se podía dedicar a otras cosas, a la vista de su nivel artístico. Las caras que ponen son de consternación y las frases, las de siempre, quejándose del “funcionamiento no democrático de las instituciones”. Como es natural, después hablan de la censura, calificándola -¡cómo no!- de “franquista” (siempre es bueno tener un Franco a mano para justificar mis desmanes con sus desmanes).

La primera vez que oí estas cosas -yo era joven-, me impactaron, pero ahora me producen un bostezo ostentóreo, como decía el inefable Jesús Gil, figura no comparable con Bertolt Bretch, pero que me viene bien citar aquí.

Desgraciado el país que necesita héroes. España necesita héroes. Gracias a Dios, hay millones. Héroes pequeñitos, no como Agustina de Aragón, Daoiz y Velarde, Indíbil y Mandonio. No. Señores/as, que se levantan por la mañana, hacen el desayuno, llevan los niños al autobús del cole, cogen el metro y se van a  trabajar. Y piensan continuamente cómo acabarán el mes. Y cuando, milagrosamente, lo acaban, otra vez a pensar en el próximo milagro.

Esos son los imprescindibles. He leído hoy mis dos periódicos. Fotos y fotos de prescindibles. De los que, de aquí a unos años, si vivo, hablaré a mis nietos y me mirarán con la cara que ponen ahora cuando les hablo de los que se creían imprescindibles hace diez años.

Hablando de prescindibles: mientras escribo, está reunido Alexis con los que mandan en Europa. Se ha colado François, que no manda, pero es un tipo majete y puede ayudar a quitar hierro a la reunión. He oído decir a Alexis que hay que combinar las reglas con la democracia, frase que, como todas en las que sale la palabra “democracia”, se debe acoger con respeto (continúa la corrección política y la hipocresía inherente  a la  misma), pero que no quiere decir nada, porque los que mandan le están recordando constantemente a este chico que lo que se firmó, se firmó y no se desfirma.

Sigo hablando de prescindibles, refiriéndome, no a personas, sino a edificios. Se ha inaugurado el nuevo edificio del BCE en Frankfurt. ¿De verdad que ahora había que gastarse 1.200 millones de euros -350 más de los previstos inicialmente- en hacer esa casita? ¿Es el mejor momento para demostrar que el dinero lo tengo/fabrico yo y como es mío, hago con él lo que me da la gana? La contestación, claramente, es NO, aunque estoy seguro de que la corrección/hipocresía rampante tendrá argumentos para decir que sí, que así se agrupan todos los empleados bajo un mismo techo y Mario puede vigilar lo que hace cada uno; que se producen unos increíbles ahorros energéticos, que mejora el tráfico de esa zona y de otras muchas, etc.

Una vez vistos todos esos argumentos, quiero saber quién es el responsable de esa tropelía, de modo que ese señor pase inmediatamente a la categoría de prescindible, aunque sea muy listo y haya trabajado en Goldman Sachs. 

Porque cuanto antes se prescinda de él, mejor nos irá a todos.

P.S.

Como mi amigo el economista que sabe me dirá en seguida que me he convertido a las ideas de Bertolt y que dijo otras muchas cosas que no he citado, le digo que sí, que las he leído, y que, como me pasa siempre, estoy de acuerdo con algunas y con otras, no. Y que aquí solo cito las que me gustan porque me gustan, no porque sea política/hipócritamente correcto.]]>
<![CDATA[Independentismo a la baja]]>2015-03-18T05:00:00+01:002015-03-18T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/confidencias-catalanas/2015-03-18/independentismo-a-la-bala_730182/http://www.elconfidencial.com/autores/joan-tapia-158/Hace 15 días y en función de la última encuesta de El Periódico de Cataluña escribía que el independentismo estaba en una “hora valle” y que eso hacía subir la conflictividad en las fuerzas que habían apostado por la consulta: tensiones internas en la coalición CiU, empeoramiento de las relaciones Mas-Junqueras, desmoralización en las organizaciones de masas ANC y Òmnium, “descuelgue” de la ICV de Joan Herrera

Ahora, tras la encuesta del pasado viernes del Centre d´Estudis D´Opinió de la Generalitat (el CIS catalán), que da resultados muy similares a los de El Periódico, no cabe hablar ya de “hora valle”, sino de clara tendencia a la baja aunque, ¡atención!, con un suelo muy alto. Y los problemas se agudizan, en especial en CiU, donde los democristianos de Duran i Lleida no están dispuestos a ir a las elecciones del 27-S con un programa unívocamente independentista y la respuesta de un sector de CDC (Artur Mas guarda un preocupado silencio) es intentar que una mayoría de Unió apueste por la independencia y deje a Duran Lleida descolocado.

La crisis de CiU será el gran asunto del mes de junio ya que una ruptura anterior a las municipales del 24-M sería un suicidio. Y el resultado final es muy incierto. La mayoría que sigue a Durán cree que habrá batalla interna, pero que Unió Democràtica, que siempre ha sido confederalista, no optará por la independencia como única solución. E incluso si perdieran la consulta interna convocada para junio (no se conoce con exactitud la pregunta) es muy posible que el equipo actual de Unió montara una lista centrista, catalanista y no independentista que podría recoger parte del abundante voto moderado de CDC.

Mas sabe y por eso calla (no habló en el último Consell Nacional de CDC) que tiene un serio problema. Si fuerza a Duran i Lleida, Sánchez Llibre y Espadaler (el discreto y eficaz conseller de Interior y secretario general de la coalición) a la apuesta por la independencia, la actual CiU –en la que el coliderazgo de Durán es relevante–​ saltará por los aires. Pero si no lleva la independencia en el frontispicio electoral no sólo peligra la colaboración con ERC y la ANC, sino que puede encontrarse con una rebelión interna en CDC, donde una mayoría de la militancia ha asumido con entusiasmo las tesis independentistas. Lo que para Jordi Pujol fue durante muchos años el programa máximo (secreto y reservado) es ahora para muchos cuadros de CDC el único programa.

El error de Artur Mas ha sido confundir las pulsiones del ala más maximalista de CDC y de la entusiasta y muy activa ANC con los deseos y sentimientos de toda Cataluña. Y como no es así, ahora se encuentra ante dos graves problemas.

El primero es que CiU, que sacó 62 diputados en el 2010 (contra el tripartito y Zapatero) y bajó a 50 en el 2012 (cuando los excitados de CDC le decían que arrasaría), obtiene ahora en las dos encuestas citadas sólo 31 o 32 diputados. La aventura independentista (más la gestión de la larga crisis) le puede haber hecho perder la mitad de su fuerza. Como susurra el establishment catalán con decreciente timidez, un pésimo negocio que podría todavía agravarse si Unió o el equipo de Duran con la plataforma Construir, que ya está legalizada como partido, hicieran lista propia.

Pero el problema no es sólo de CiU o de CDC, sino de todo el independentismo. En el 2012 los votos que perdió CiU los recogió ERC porque Artur Mas hizo respetable el independentismo y, puestos a romper con España, Oriol Junqueras –sin corbata y con su aire de párroco progresista y campechano o de sindicalista con bocata–​ tenía más credibilidad que Artur Mas uniformado de ejecutivo. Ahora las cosas están peor. En el 2012 la suma de CiU y ERC fue de 71 diputados (tres más que la mayoría absoluta). Por el contrario hoy las encuestas les dan un máximo de 63, a cinco de la ansiada mayoría. La razón no es el ascenso del PP, del PSC o incluso de Ciudadanos o Podemos, sino de que las CUP (un partido independentista, asambleario y de extrema izquierda) suma 9 o 10 diputados frente a los 3 actuales.

Pero no hay mayoría estable y operativa (sí de bloqueo) de CiU, ERC y las CUP que podrían llegar en el mejor de los casos a 75 diputados. Madrid debe tomar nota de esa mayoría de bloqueo (además de que una hipotética mayoría no independentista desde el PPC a Podemos sería todavía menos operativa). Pero el independentismo tampoco puede dar la espalda a la realidad. La suma de CiU, ERC y las CUP baja de un 47,9% de los votos en el 2012 (derrota en unas plebiscitarias) a un 45,7%. Es un suelo muy alto que no sólo no sube, sino que tiende a la baja. Y si la encuesta de El Periódico fue recibida por el mundo independentista como un chasco que no se acababan de creer, la del CEO ha supuesto un mazazo descomunal. ¡Es la nuestra la que dice que perdemos!

Así, un brillante intelectual, próximo al independentismo pero pragmático, Xavier Bru de Sala, escribió en El Périodico el pasado sábado, el día posterior a la encuesta del CEO: “La clave es una y sólo una: no hay mayoría consistente (independentista). Se hizo evidente el 9-N a pesar del éxito, que ha costado un poco de digerir. Las rosas del camino son ahora espinos. Si las coges te puedes pinchar.

No es culpa de Mas ni de Junqueras. Tampoco de Forcadell (Carme, presidenta de la ANC) o Casals (Muriel, presidenta de Òmnium). El triunfalismo era un espejismo. Otro factor, del todo natural pero que no se había tenido en cuenta es el crecimiento del voto del no. No hay corriente marina sin contracorriente. La intensidad de las contracorrientes es proporcional a la fuerza de las corrientes”.

Es difícil encontrar un análisis-confesión más lúcido. Las dos encuestas recientes no son relevantes sólo por la estimación de voto. Es que la relación Cataluña-España que era el año pasado el cuarto problema de los catalanes (tras el paro, la clase política y la economía) y preocupaba al 30% sigue siendo el cuarto problema pero los inquietos han caído 11 puntos. Es que el 54,4% de los catalanes, contra el 42,4%, dicen no sentirse independentistas cuando en octubre pasado los no independentistas (48,5%) eran superados por los pelos por los independentistas (49,1%). Es que los partidarios del Estado independiente (frente a la región, la comunidad autónoma y el Estado federado) han bajado al 39,1% cuando habían llegado al 48,5%.

Artur Mas confundió la ANC con Cataluña y ahora no sabe por dónde tirar porque es incapaz de rectificar. Pero Madrid tampoco acertó (por ser suaves) al ningunear un Estatut negociado y pactado. Y ahora se volvería a equivocar si cree que el problema se ha resuelto. En primer lugar, porque no hay mayoría catalana no independentista en las encuestas (salvo regreso de CDC al autonomismo). Después, porque el independentismo sigue estando muy cercano al 50% y el 64,1% de los catalanes, contra el 23,9%, cree que el grado de autonomía es insuficiente.

El saldo a favor de los insatisfechos con la actual incardinación en España es pues nada menos que de 40 puntos, cuando tras la aprobación del Estatut del 2006 –el que luego el TC se “cargó” por las maniobras del PP y la incuria de Zapatero–​ era de sólo de 14. Si el problema se da por resuelto y los Floriano, Wert, y delegados del Gobierno en Andalucía que critican a Albert Rivera dan rienda suelta a sus instintos, pueden resucitar incluso a Artur Mas. O darle la victoria a Oriol Junqueras.

Quizás sería bueno que la derecha española analizara con cuidado los planteamientos de Pedro Sánchez o Miquel Iceta porque –pese a los números que pregona el agit-prop independentista o el españolista– las encuestan dan un pequeño incremento de la intención directa de voto al PSC. Y respecto a Cataluña el sentimiento de los electores del PSC y de Podemos (que muchas veces vienen del socialismo o de ICV) son similares.

]]>
<![CDATA[Empezar por casa]]>2015-03-13T05:00:00+01:002015-03-13T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/desde-san-quirico/2015-03-13/empezar-por-casa_727409/http://www.elconfidencial.com/autores/leopoldo-abadia-79/Como tengo tantos nietos y algunos se van volviendo mayores y sus amigos vienen a casa y hablan y hablan y hablan, me voy enterando de cosas que estos chicos descubren y de algunas que, una vez descubiertas, les entusiasman. Algunas de esas cosas no son nuevas, porque hace años ya nos preocupaban a nosotros. Otras sí lo son. Totalmente. Por ejemplo, todo lo relacionado con las nuevas tecnologías, que estos chavales ven como algo natural, que a mí me interesa mucho, pero que, en confianza, me cuesta bastante seguir.

Ayer noche hablaban de la RSC, la Responsabilidad Social Corporativa. Se acababan de enterar y estaban interesadísimos en el tema. En algún caso, el interés parecía muy real y en algún otro, como suele pasar, un poco egoistón y pueblerino. Sobre todo, cuando se referían a un consultor que se dedica a esto y "que ya viaja en avión privado".

Cuando los chavales hablan de estas cosas, siempre me callo, porque muchas veces me apetece decirles que eso de que hablan es muy viejo, en el mejor de los casos, y un cuento, en el peor. Pero como acabo de sacar el libro Cómo hacerse mayor sin volverse un gruñón y me paso el día hablando de él, no es cosa de que estropee mi publicidad por darme el gustazo de decir a estos chavales que sé más que ellos. (Por varias razones. La primera, porque no es verdad.)

Cuando, en octubre de 1963, en Cambridge, Massachusetts, el primer director del IESE nos dio el encargo de preparar un programa que se iba a llamar Master (nombre extraño que no habíamos oído nunca) y que tenía que empezar en septiembre de 1964, repartió los cursos (las asignaturas) a los que estábamos allí para que los preparásemos. Entre otros cursos, a mí me tocó el de "Responsabilidades sociales de la empresa". Hice lo que pude y salió una propuesta bastante apañadita, que sirvió para empezar con una cierta dignidad.

Un par de años más tarde, se incorporó al IESE como profesor Miguel Ángel Gallo, a quien le pasé el curso, diciéndole, más o menos, "hasta aquí he llegado. No se me ocurre más". Como siempre, Miguel Ángel se metió a fondo y llegó a ser una autoridad internacional en este tema (y en otros).

Sin embargo, yo me quedé con el runrún, aunque, como os digo, no me seguí dedicando al tema. Pero oyendo a mis nietos y a sus amigos, me acordé de una cosa que decía en aquella época. Decía que, en la sociedad, hay distintos tipos de células a las que la sociedad les ha asignado responsabilidades: una familia, un ejército, una parroquia, una asociación de vecinos... Cada célula, una responsabilidad. Una familia no es responsable de la defensa de la Patria. Una asociación de vecinos no tiene por qué educar a los hijos de los que viven en esa casa. El párroco tiene que atender las necesidades espirituales de sus feligreses y no servirles gasolina sin plomo 95 en la gasolinera del pueblo, porque para eso está el gasolinero.

Una de estas células es la empresa, a la que la sociedad le exige que añada valor. Mis hijos aún se ríen cuando se acuerdan de que, al llegar este punto, yo, siempre, ponía el ejemplo del panadero. Por un lado entraba harina, levadura, sal, agua, electricidad, etc., por A pesetas (así era el ejemplo y si lo traduzco a euros lo estropeo); el panadero mezclaba todas aquellas cosas (yo hacía el gesto de mezclar; ahí venían las risas) y sacaba pan, que vendía a B pesetas. B tenía que ser mayor que A, porque el panadero le había añadido valor a A.

Queda claro que en ningún momento aspiré al Premio Nobel de Economía con este tipo de ejemplos, pero así lo entendía yo, se lo contaba a los demás y también lo entendían.

Volviendo a las células, lo que pretendía decir es que el ejército cumple mejor con su responsabilidad hacia la sociedad cuanto mejor le defienda; la familia, cuanto mejor eduque a esos críos que mañana serán "la sociedad"; el párroco, cuanto mejor atienda a las personas de su parroquia y la empresa, cuanto más valor añada. Aquí me detenía y decía "dentro de un orden". (Siempre me han gustado estos añadidos. Un ejemplo actual es cuando, en las conferencias, digo que en España manda Ángela Merkel. Me paro, miro al público y remato: "Gracias a Dios". Consternación general y algún abucheo.)

Dentro de un orden, porque si solo nos fijamos en la eficacia, pondríamos como ejemplo a la mafia, que, en cuanto a eficacia, no hay quien le tosa.

Para mí, una empresa empieza a cumplir con la RSC si, normalmente, gana dinero per se, no porque la subvencione la Administración pública más cercana. Veo casos en los que los empresarios de algún tipo de industria protestan porque no les dan suficiente dinero. Pero si para cumplir con tu responsabilidad en la sociedad, el pan que fabricas es malo y B no es mayor que A, y exiges ayuda a la Administración para sobrevivir, búscate otro trabajo y no molestes con pancartas por la calle a esa sociedad que te ha dado ese encargo que tú no cumples.

Sigo con la RSC, empezando por casa. Porque he añadido valor –primera responsabilidad social cumplida–, pero si todo lo que he añadido me lo gasto en orgías y borracheras, estropeo lo que he hecho bien.

Os he dicho muchas veces que mi sabiduría viene de los dos periódicos que leo a diario y del semanario Time. En el ejemplar de la semana pasada, Time anunciaba que Walmart aumentaba el sueldo a sus trabajadores. Esta subida representa un billón de dólares. Supongo que un billón americano, o sea, mil millones de dólares. Habrá muchísimos comentarios. Que antes estaban mal pagados. Que Walmart lo hace para que sus empleados compren en sus tiendas. Que menuda faena para los demás. Pero prefiero pensar que en Walmart, la RSC ha empezado por donde tiene que empezar: por casa. Porque si empieza por fuera de casa, que también hace falta, no me lo acabaré de creer, aunque hablen mucho del medio ambiente, de los derechos de carbono, de la atención a las minorías étnicas y de todas aquellas cosas que son muy buenas, pero que a mí me parece que vienen después.

Luego, me gustaría que Walmart viera la diferencia de ingresos de los distintos niveles de la estructura de su empresa. Porque hay cifras de remuneraciones del primer nivel, en España y fuera, que no me gustan, y que multiplican por mucho las remuneraciones de los que cobran menos. ¿Que las responsabilidades son distintas? Sí. ¿Que esas son las remuneraciones internacionales? Sí. ¿Que si no cobran eso se irán? Que sí. Que es verdad, todo es verdad. Pero no me gusta.

La tertulia de mis nietos con sus amigos se está acabando. Es tarde y mañana tienen que madrugar.

No he hablado nada, porque les he visto tan entusiasmados que no les he querido preguntar:

1. Esa empresa ¿gana dinero sin basar sus beneficios en subvenciones "porque lo que hago es muy importante"?

2. Si es que sí, quiero ver cómo reparte ese dinero entre las personas que, de un modo u otro, han participado en la consecución de ese beneficio, o sea:

- los que dirigen

- los que dirigen menos

- los que dirigen menos que los anteriores

- los que no dirigen

- los que pusieron el dinero

3. ¿Tienen todos claro que la empresa es un conjunto de personas que, utilizando el dinero puesto por otras personas, contratan personas, compran productos o servicios a otras personas y venden otros productos/servicios a más personas?

Me callé, pero algún día se lo diré a mi nieto, porque me da miedo que, a base de hablar de cosas importantes (respeto al entorno, ayuda a personas o instituciones que lo necesiten, ofrecimiento de trabajo a los que se hayan quedado sin vivienda por mi culpa, etc.) se les olvide lo más cercano: las personas de la empresa.

Y con eso de la eficacia y de que la cultura anglosajona nos exige ser competitivos, movernos por objetivos económicos y cosas así, resulta que, caiga quien caiga, yo voy a lo mío, en avión privado o de línea regular, y salpico mis discursos con referencias al calentamiento global, poniendo cara de que me preocupa mucho, mientras voy pensando en el bonus de final de año, que es lo que de verdad me quita el sueño.

P. S. 1.

1. No sé por qué, con mucha frecuencia echamos la culpa a los anglosajones de las perrerías que hacemos los no anglosajones.

P. S. 2.

2. Paso el artículo a mi mujer, la censora más dura que tengo. Me dice que tiene un tinte demagógico, sin duda porque estamos en plena(s) campaña(s) electoral(es).

3. Me defiendo diciéndole que no me presento a ninguna elección. Me contesta "¡pues parece que sí!"

4. Me dispongo a releer el artículo, con la sana intención de eliminar cualquier frase que pueda sonar a "¡viva Cartagena!".

5. Pero antes, pienso que eso de empezar a arreglar el entorno por la parte del entorno que tengo en casa tiene bastante sentido.

6. Y no releo el artículo y lo dejo tal cual.

]]>
<![CDATA[¿Hay milagro Rivera?]]>2015-03-11T05:00:00+01:002015-03-11T05:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/confidencias-catalanas/2015-03-11/hay-milagro-rivera_725923/http://www.elconfidencial.com/autores/joan-tapia-158/Es evidente que vivimos un momento de gran volatilidad y que las encuestas hay que mirarlas –y digerirlas– con sumo cuidado. Entre otras cosas, porque las mismas encuestas sufren fuertes oscilaciones en cortos espacios de tiempo. No obstante, es obligado señalar algunas tendencias. Primera, todos los sondeos apuntan a cierto cansancio con los partidos tradicionales y un deseo de aires nuevos. Hace pocos meses esta pulsión de cambio beneficiaba a Podemos, que parecía en una imparable línea de ascenso. Ahora Podemos se ha frenado y el fenómeno en alza es Ciudadanos. Segunda, en Cataluña el independentismo parecía que lo invadía todo (quizás el punto culminante fue el 9-N), y ahora puede estar en una hora valle o incluso haber iniciado un retroceso. Como consecuencia CiU y ERC han perdido empuje mientras que suben Podemos (con menos fuerza que hace tres meses) y Ciudadanos.

Muy recientes encuestas de El Periódico y de El País apuntan a un gran salto hacia delante (que está por ver si se consolida) de Ciudadanos y de su líder, Albert Rivera. La de El Periódico se refería sólo a Cataluña y lo más destacado es que el sentimiento independentista tiende a la baja –ahora se identifica con él un 44,9% de la población frente al 51% tras la primera gran manifestación del 11 de septiembre en 2012–, y la suma de CiU y ERC se quedaría en 60 diputados (a ocho de la mayoría absoluta), cuando ahora tienen 71.

No hay pues mayoría independentista operativa, pero sí de bloqueo, ya que sumando las CUP (extrema izquierda independentista) llegarían a los 69-70 diputados. Además, sólo el 25% de los catalanes cree que “el procés” (el camino hacia la independencia) esté encarrilado, mientras que el 40,4% opina que se está desinflando. Más todavía, sólo el 18,9% de los catalanes cree que el resultado final será la independencia frente al 42% que ve la salida en un mayor autogobierno y un 25,3% que opina que todo acabará en nada. Y entre los mismos electores de CiU (no entre los de ERC) son más los que creen que el resultado final será un grado mayor de autonomía que los que vislumbran la independencia (42% contra 27,5%).

Pero el dato más sorprendente es que, si bien el primer partido sigue siendo CiU con un 20,1% de los votos (diez puntos menos que en el 2012), el segundo partido en votos es Ciudadanos con un 17,8% (diez puntos más). ERC, con un 17,3% (cuatro puntos más), se ve relegada al tercer puesto. Cierto que en escaños ERC queda por delante de Ciudadanos (28 diputados frene a 24) por la mayor representación de las provincias de Girona, Tarragona y Lleida frente a Barcelona, pero que Ciudadanos pudiera ser el segundo partido catalán en votos era algo impensable hace muy poco.

Ciudadanos nació como un partido de protesta contra el exceso de catalanismo que para un grupo de intelectuales –cuyo más significativo representante era el catedrático de Constitucional Francesc de Carreras– representó el tripartito tras el pacto del PSC y Pasqual Maragall con ERC. En las elecciones de 2006 el joven Albert Rivera, llegado a la presidencia casi por casualidad, sacó por sorpresa tres diputados que repitió en 2010. Pero en 2012, al inicio de la ola independentista, dio la campanada con nueve diputados y ahora –tras el 9-N– la encuesta de El Periódico le da una horquilla de 23 o 24 diputados, en dura pugna con ERC por ser el segundo grupo parlamentario.

Parece haber dos grandes causas de este despegue. La primera es que desde hace años Albert Rivera viene denunciando prácticas irregulares o caciquiles del pujolismo y ahora la confesión de Jordi Pujol –y las pintorescas comparecencias en el Parlament de Marta Ferrusola y sus hijos– avalan su actitud. La encuesta citada dice que el 80% de los catalanes cree que la familia Pujol se ha aprovechado del poder político para incrementar su patrimonio.

Por otra parte, Ciudadanos –y el tono firme pero tranquilo de Rivera– conecta seguramente mejor que el PPC (demasiado radical y dependiente de Madrid) o el PSC (a favor del derecho a decidir pero contrario a la independencia) con los catalanes molestos con la muy fuerte presencia del procés en la política catalana.

Pero el ascenso de Albert Rivera en Cataluña es sólo la primera parte de la sorpresa. La segunda –que puede ser más relevante– ha sido la encuesta de El País del domingo pasado, que sitúa a cuatro partidos –Podemos, PSOE, PP y Ciudadanos– con un voto en el entorno del 20% y en la que Ciudadanos, en cuarta posición, sube –en un mes que coincide con la presentación del programa económico elaborado por Luis Garicano– del 12,2% al 18,4% y queda sólo dos décimas por debajo del PP, que desciende a la tercera posición tras Podemos (que con un 22,5% pierde cinco puntos) y el PSOE con un 20,2% (un 2% más).

Claro que se trata sólo de porcentajes y que luego la distribución de escaños por provincias puede dar un resultado muy distinto. Pero la gran novedad es que, a menos de un año de las elecciones generales, nunca una encuesta seria había dado un empate técnico entre cuatro fuerzas.

¿Por qué sube Ciudadanos en España? La interpretación más plausible es que hay sectores de las clases medias urbanas que siempre han votado al PP porque no querían una victoria socialista pero que ahora –tras tres años de gobierno Rajoy con crisis y crispación– desean una plataforma política mas moderada e inclinada al centro. Y que Rivera –con su aire de novedad y su lenguaje suave y pragmático– no genera ni miedo ni rechazo.  

Al contrario que Rajoy, muy enrocado en una derecha tradicional y que no ha sabido –ni querido– dialogar ni con Cataluña ni con la oposición, el fenómeno Rivera –que ya sacó dos diputados en las elecciones europeas mientras VOX, el desafío derechista al PP, mordía el polvo– podría estar atrayendo a sectores liberales de centro. El fichaje de los economistas Luís Garicano –autor de El dilema de España, un libro de éxito sobre los problemas socioeconómicos– y de Manuel Conthe –que dimitió del anterior gobierno del PSOE– podría ser un paso hacia la conversión de Ciudadanos en un partido liberal (como el alemán o el inglés) a la española.

Está por ver si el partido de Rivera se mantiene en las próximas encuestas y si el actual aluvión logra cimentarse en un partido estructurado. Pero de lo que no cabe duda es de que soplan aires de cambio en la política catalana y española. El fenómeno Rivera que ahora frena el alza de Podemos y enerva tanto a Rajoy como a Artur Mas lo demuestra. Quizás sea la respuesta de una parte del electorado tanto al independentismo de Artur Mas como al rechazo de Rajoy al diálogo y a pactos con el nacionalismo o con otros partidos.

]]>
<![CDATA[Sobrevivir a un 'gestor estrella']]>2014-10-24T05:00:00+02:002014-10-24T05:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/economia/basado-en-la-evidencia/2014-10-24/sobrevivir-a-un-gestor-estrella_405004/http://www.elconfidencial.com/autores/pablo-zamorano-287/Salidas de 'gestores estrella', como la de Bill Gross de la firma americana Pimco o de la Francisco García Paramés en Bestinver, con la posterior retirada de un volumen importante de fondos por parte de los inversores, han puesto de nuevo de actualidad el debate: ¿hasta qué punto debo fiar toda la imagen de mi empresa o firma a la de mi gestor estrella?

La pasada semana, Laurence Fink, primer ejecutivo de BlackRock, una de las mayores gestoras del mundo y 'rival' de Pimco, aprovechaba una conferencia telefónica de presentación de resultados trimestrales con analistas e inversores para resaltar las diferencias de su gestora con la competencia. Así, como publicaba The Wall Street Journal, Fink manifestó que los inversores estaban apostando por BlackRock frente a otras gestoras (en clara alusión a Pimco) por su modelo de negocio basado en el enfoque de inversión del equipo, amplia gama de servicios y su estabilidad. BlackRock recibió durante los primeros nueve meses del año entradas netas de 48.000 millones de dólares, mientras que Pimco vio como sólo tres días después de la salida de Gross se produjeron retiradas por valor de 23.500 millones de dólares.

En España, la marcha de Paramés ha supuesto para Bestinver la retirada de más de 700 millones de euros. El cambio de firma de otros gestores estrella como Iván Martín de Santander AM o la de Firmino Morgado, de Fidelity, produjo también merma en ambos casos. Por supuesto que en la retirada de estos fondos hay probablemente también otros motivos (como la propia situación de los mercados), pero desde luego no es casual que también se hayan producido justo después de tan sonadas despedidas. El dinero, ya saben, huye siempre de la incertidumbre.

¿Quieren decir estos casos que la comunicación no debería estar centrada en los gestores estrella para evitar males mayores en caso de su ausencia? ¿Qué el modelo de BlackRock es mejor que el de la Pimco de Bill Gross? 

La revista americana Newsweek analizaba hace una década los efectos de un excesivo protagonismo y poder de los consejeros delegados y como ello había producido escándalos en la gestión de empresas, como WorldCom, Enron o muchas de las compañías nacidas en la 'burbuja puntocom'. Para evitarlo, listaba una serie de consejos a directivos para “construir al mejor CEO” entre los que destacaría uno: “You are not the boss, the board is” (Tú no eres el jefe, el consejo lo es”).

Posicionar a tu gestor estrella o primer ejecutivo, poniendo en valor sus destrezas y resultados, no sólo es apropiado, sino necesario. Pero hacerlo con una sobreexposición en un momento donde quizá éste también haya ganado una cuota excesiva de poder dentro de la firma puede derivar en situaciones como las de Pimco o Bestinver, donde se olvida, al menos públicamente, el concepto compañía (accionistas, equipo, performance, etc) o “quién es el jefe” y todo se individualiza (Bill Gross, Francisco García Paramés, Steve Jobs, Richard Brandson…).

Por ello, es importante tener claros los objetivos y propósito o misión de la compañía para construir sobre ello un perfil público, donde el gestor/es sean un elemento más que sume valor al todo y no el todo sobre el que descanse la imagen y reputación de la compañía.

De hecho, según la última edición del European Communication Monitor, realizado entre profesionales de la comunicación de 42 países, los dos principales ejes de actuación sobre los que se trabajará en comunicación en Europa hasta 2017 son, por este orden, alinear la estrategia de negocio con la de comunicación (44,9%) y crear y reforzar la confianza de la entidad con sus stakeholders (38,7%). El posicionamiento del CEO o primer ejecutivo será un área de desarrollo que se realizará para impulsar y reforzar las dos primeras, no de manera aislada. Es decir, primará la compañía y su propósito corporativo frente al resto, que siempre estará al servicio de esta misión.

Las firmas y empresas que perduran en el tiempo, no nos olvidemos, son las que logran transcender de personalismos (incluso de sus fundadores) para mostrar un saber hacer y unos resultados que no pueden dejar de ser fruto de un trabajo equipo. Pimco debe “sobrevivir” a Bill Gross, como Bestinver a Francisco García Paramés en las gestoras, igual que por circunstancias bien distintas Santander o El Corte Inglés deberían ayudarnos a “olvidar” pronto (entiéndase bien) a Emilio Botín o Isidoro Álvarez. Y para lograrlo, no sólo hay que tomar decisiones de negocio, sino también de comunicación.

]]>
<![CDATA[El 'lobby' transparente, bueno para la democracia]]>2014-04-02T05:00:00+02:002014-04-02T05:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/economia/basado-en-la-evidencia/2014-04-02/el-lobby-transparente-bueno-para-la-democracia_110534/http://www.elconfidencial.com/autores/santiago-esteban-326/¿Qué es el lobby? Muchos ciudadanos no lo tienen muy claro. La mayoría no sabe bien qué es, por qué existe y para qué sirve. A menudo, la percepción de esta actividad no es muy positiva en España. Se suele asociar con prácticas ilícitas como tráfico de influencias, donaciones anónimas y otras. Las numerosas películas de Hollywood sobre este tema no han ayudado mucho a mejorar su imagen. Denominar ‘grupos de presión’ o ‘de influencia’ a los que trabajan en esta actividad, tampoco.

Pero el lobby no es eso. Si nos atenemos a su significado, el término es un anglicismo cuya traducción más cercana sería “vestíbulo”. Es decir, un lugar donde se reúne la gente para dialogar. ‘Dialogar’ –que no influir es la palabra clave para entender esta práctica. Hay que remontarse al siglo XVIII para ver su nacimiento, cuando los miembros del Parlamento Británico iniciaron así esta forma de hacer política.

APRI, la Asociación de Profesionales de las Relaciones Institucionales define el lobby como “el traslado de intereses privados a las instituciones públicas que son las que, finalmente, legislan sobre todos los sectores de la sociedad. En otras palabras, es el acercamiento de la sociedad civil, de las empresas y de los distintos colectivos sociales a las leyes y reglas que se aprueban en un sistema democrático”.

El lobby bien entendido y el que debe imperar es una actividad que promueve el diálogo entre el poder y los diferentes grupos de la sociedad. Es beneficioso que las autoridades nacionales, europeas y autonómicas escuchen y dialoguen con los afectados por la actividad legislativa. Los Gobiernos toman decisiones que afectan al futuro de los intereses privados en distintos temas y el diálogo transparente de ambas partes puede ayudar a prevenir efectos contra los intereses generales. Defenderlos es la labor primera de los Gobiernos y debe ser su prioridad. El diálogo entre lo público y lo privado es esencial y ayuda a construir un cuerpo legislativo equilibrado.

Los políticos son conscientes de la importancia de esta actividad, aunque todavía hay un amplio recorrido para la mejora. En una encuesta realizada hace poco por Burson-Marsteller entre autoridades de todos los países de la UE, los resultados muestran que para un 48% de los parlamentarios españoles, el lobby es útil para compartir experiencias y resulta constructivo en el proceso de toma de decisiones (45%). También es verdad que los mismos valoran muy bajo la profesionalidad del lobbista como una ayuda eficaz: sólo un 10% en España, frente al 50% de los encuestados en el resto de los países europeos.

Este dato puede ser una de las razones por las que esta práctica no tiene una percepción positiva en España. Hay otras tres causas principales, a mi juicio: la primera es que casi nadie ha sabido comunicar adecuadamente los beneficios del lobby a los ciudadanos. La segunda es la falta de transparencia que ha imperado en este ejercicio hasta la fecha. Se ha pecado de opacidad y secretismo, aumentando la desconfianza hacia las instituciones y autoridades políticas. La tercera es la creencia de que los lobbistas se rigen únicamente por intereses individuales, sin preocuparse del interés común. Es cierto que puede ser así en algunos casos, pero son mínimos.

Quizá una solución para mejorar la percepción sobre el lobby en nuestro país sería imitar aspectos del modelo anglosajón. En Estados Unidos los profesionales de este sector cuentan con oficinas en el Congreso y llevan un registro público de todos sus encuentros y los temas tratados en ellos, así como su forma de financiación, miembros e intereses. Más cerca, en Bruselas, también se hace así. Nos llevan años en este terreno. Salvo casos puntuales, tanto las autoridades como las instituciones han entendido e interiorizado que la transparencia es la clave. De ahí la normalización de esta actividad entre la gente.

Un paso adelante en nuestro país podría ser la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, que se encuentra en fase de desarrollo tras ser aprobada por el Consejo de Ministros en julio de 2012. El Gobierno tiene previsto regular aspectos del lobby en esta nueva normativa. Veremos hasta dónde llega.

Si trabajamos en el diálogo y la transparencia, el lobby se convertirá no sólo en una práctica positiva para la democracia y el progreso, sino necesaria. No es casualidad que ninguna dictadura permita esta actividad. Allí no hay diálogo entre los ciudadanos y el poder, ni influencia de la Sociedad Civil en la toma de decisiones políticas. Aquí, al menos, las peticiones de los ciudadanos pueden ser escuchadas y tenidas en cuenta a través de esta vía también.

*Santiago Esteban, Comunicación Corporativa de Burson-Marsteller

]]>
<![CDATA[El ‘sentimiento Crimea’ en la empresa]]>2014-03-19T06:00:00+01:002014-03-19T06:00:00+01:00http://blogs.elconfidencial.com/economia/basado-en-la-evidencia/2014-03-19/el-sentimiento-crimea-en-la-empresa_103867/http://www.elconfidencial.com/autores/ignacio-ruperez-larrea-315/Sigo con atención los acontecimientos en Crimea, no solo por la gravedad del tono que están tomando ni por sus consecuencias geopolíticas o económicas. Hay un elemento que me llama especialmente la atención, sobre todo tras el referéndum del domingo. Cuando veo los resultados de la consulta, pienso en cómo debe ser vivir en un lugar con el que no te sientes identificado, al que no crees pertenecer. El eterno problema de la identidad.

Llevándolo a nuestro terreno (la comunicación financiera y corporativa), y salvando las distancias, la identidad corporativa está compuesta por unos valores, una marca, una historia común y una cultura, de modo similar a lo que ocurre con la identidad de un país. En el caso de las empresas, la identidad no siempre está clara y en muchos casos se ha quedado en teoría no del todo asimilada por los empleados.

Sin embargo, y ligándolo con otro de los temas de la semana −la operación de Vodafone y ONO−, existe un caso claro en el que ‘afloran’ las identidades corporativas de manera muy clara: cuando dos compañías se fusionan. Es en ese momento, por comparación, cuando de forma más evidente se manifiesta la identidad de las empresas, entre los directivos que firman el acuerdo de fusión pero también entre los empleados. Como dice el refrán “nadie sabe realmente lo que tiene hasta que lo pierde” y de este modo se da la paradoja de que empleados que hasta ese momento podrían haber criticado a su empresa en el descanso del café, ahora defiendan su identidad corporativa frente a la nueva compañía que se integra. En el caso de la empresa absorbida, es en ese momento cuando puede producirse el sentimiento Crimea: la sensación de estar en una empresa a la que no crees pertenecer.

Por eso, las fusiones y adquisiciones son procesos que requieren de un gran esfuerzo de comunicación externa e interna. Los cambios siempre asustan y es clave acallar rumores, gestionar expectativas e intentar que la integración sea lo menos traumática posible. No solo para evitar conflictos, sino porque una buena gestión del cambio puede tener efectos en la productividad. Según un estudio realizado por la consultora americana Gallup entre 350.000 trabajadores, un empleado comprometido y alineado con la compañía en la que trabaja puede ser hasta un 43% más productivo, generar hasta un 23% más de ingresos y tienen un 87% menos de probabilidades de cambiar de trabajo. 

Es importante tener esto en cuenta, ahora que el mercado de fusiones y adquisiciones parece animarse. Por volumen, el ranking de Thomson-Reuters valora las operaciones cerradas en 2013 en 50.800 millones de dólares frente a los 76.875 del año anterior, es decir, un 30% menos que en 2012. Sin embargo, todos conocemos el cambio de percepción sobre España que se ha producido y en enero de 2014 se han superado los 10.440 millones de euros, rebasando su último máximo mensual de julio de 2013, según el Informe Mensual Ibérico de Transactional Track Record. También el banco de inversión OnetoOne, que cifró en 1.500 las transacciones cerradas en España en 2013 (un 18% menos que en el año anterior), augura que en 2014 se cerrarán unas 2.000.

Por supuesto que no existe una receta para hacer que una fusión o una adquisición sea digerida positivamente por los empleados. Sin embargo, si volvemos al ejemplo de un país, vemos que los grandes cambios requieren de grandes líderes. El papel del consejero delegado y de la dirección es fundamental para explicar los planes de futuro hacia el exterior (según un estudio de Burson-Marsteller entre 1.040 personalidades influyentes de la esfera empresarial, la mayoría considera que el 50% de la reputación de una compañía es atribuible a su CEO) y, sobre todo hacia el interior. Los empleados, a fin de cuentas, son quienes ejecutarán esos planes de futuro, por lo que es conveniente explicárselos bien, motivarles, inspirarles e involucrarles.

*Ignacio Rupérez Larrea. Comunicación especializada en Burson-Marsteller. 

]]>
<![CDATA[¿Qué eres, Mariano, sino una vieja cansada?]]>2013-07-26T06:00:00+02:002013-07-26T06:00:00+02:00http://blogs.elconfidencial.com/espana/a-quemarropa/2013-07-26/que-eres-mariano-sino-una-vieja-cansada_12930/http://www.elconfidencial.com/autores/javier-perez-de-albeniz-161/Tierno y sensible, acomplejado por su físico enclenque y sus profundas y múltiples inseguridades,  profundamente alcoholizado, el poeta galés Dylan Thomas repetía a su primer amor, la escritora británica Pamela Hansford Johnson, los impublicables poemas que un amigo dedicaba a su "cerda", la patria: "¿Qué eres, Gales, sino una vieja puta cansada?".Los países, como las cerdas y como las personas, se agotan. Hoy España es un país tan cansado, tan exhausto, tan maltratado, que parece incapaz de reaccionar y levantarse. Los ciudadanos están llenos de dudas, de temores, de resquemor. La culpa es de la corrupción política, de la crisis económica, del deterioro ético y moral. La mala fortuna, en forma de accidente de tren, nos ha dado el golpe de gracia. No hay ideas, no hay líderes, no hay esperanza, no hay futuro."Las decisiones necesarias son las más difíciles de tomar", dijo el presidente del Gobierno en un desayuno informativo. Una frase hueca que venía a confirmar que nuestro líder de plasma necesita un empujoncito para tomar decisiones... "Es imperativo que Mariano Rajoy comparezca en el Congreso", ordenó el Financial Times el pasado día 16 en un memorable editorial titulado "El venenoso escándalo de financiación irregular en España". Es la prensa internacional la que ha obligado a Rajoy a explicarse ante los españoles. La prensa española está desactivada. Recuerde la tomadura de pelo que supuso la comparecencia de Rajoy con el primer ministro de Polonia, Donald Tusk, en la que el presidente del Gobierno se alió con ABC para no responder a la pregunta del millón, preparada por los periodistas presentes: "¿Por qué mantuvo el contacto con Luis Bárcenas, incluso dándole ánimos por SMS, después de saber que tenía 16 millones de euros en Suiza?".En estos momentos, el descrédito de Rajoy no conoce fronteras. Lidera un país en ruinas y un partido tan pringoso como una bayeta de cocina. El periodista Ciprion Baltoio, corresponsal extranjero de un canal rumano de televisión, le sorprendió el pasado día 22 durante la rueda de prensa ofrecida junto al primer ministro Victor Ponta  con esta pregunta: "Es para saber cuándo y cómo vas a responder a todas las acusaciones que vienen en el caso Bárcenas. ¿Enfrente del Parlamento, de un juez o en un discurso como el pasado febrero? Muchas gracias". El rostro del presidente, como el de un señor Potato de carne y hueso, se descompuso: borrado su inamovible ceño, se le desajustó la mandíbula, los ojos perdieron simetría, los labios se encogieron hasta desaparecer, las cejas se desmoronaron... Su invariable expresión de asombro se convirtió en caricatura.No queda nada del político que, exultante, saludaba desde el balcón de Génova la noche del 20 de noviembre de 2011.

El próximo jueves Rajoy comparecerá, por fin, en el Congreso. No lo hará a petición propia, como dice, sino arrastrado por las circunstancias, arrinconado por los escándalos, empujado por el descrédito internacional. Y lo hará sin haber pronunciado el nombre de su extesorero, intentando convertir un debate sobre corrupción en un monográfico sobre economía, cancelando la rueda de prensa sin límite de preguntas que siempre concedía antes de vacaciones. ¿Presenciaremos ese día el comienzo del final?

"Fui mortal hasta el último suspiro prolongado", escribió Dylan Thomas. Mariano Rajoy, como la tierra del poeta galés, ha perdido todo su lustre. Dilapidado el capital político, sin credibilidad, aislado y pusilánime, el presidente carece de liderazgo. Parece una vieja fulana cansada. Tanto mentir, tanto esquivar, tanto huir, han convertido a Rajoy en propietario de un edificio ruinoso que, cubierto de grietas y humedades, ya solo espera ser demolido. ¿Surgirá un nuevo líder de los escombros?

]]>